BÚSQUEDAS en este blog

miércoles, 9 de octubre de 2013

El maestro de Keops, de Albert Salvadó

Avisado por una información sobre la disponibilidad de libros gratuitos en la red a través de «FREEBOOKSIFTER», me encontré con este autor, Albert Salvadó, de nacionalidad andorrana e ingeniero industrial de profesión, que cuenta con una veintena de libros publicados, generalmente sobre novela histórica e intriga. En un primer momento me llamaron la atención este, que compré por 3,18 euros en su versión digital, y otro sobre el mismo tema titulado «La concubina de Egipto» que estaba disponible de forma gratuita ayer, aunque hoy ya no. El autor cuenta con página web propia donde podemos encontrar información de sus publicaciones.

Nacido esclavo de una madre esclava, Sedam coincide al venir a este mundo con el hijo de la señora de la casa que muere en el parto. Amigo y compañero en todo momento del heredero, Sedam es listo e inteligente y desde un rincón, como el que no quiere la cosa, presta atención a la formación que recibe su compañero de juegos y llega a dominar varias disciplinas. Su madre muere y le conmina a buscar la libertad por todos los medios. Con ocasión de un ataque extranjero a la ciudad, todos los habitantes de la casa son asesinados pero nuestro protagonista consigue escapar y refugiarse en el templo, donde es descubierto por Ramosi, sumo sacerdote de Ra, ambicioso y malévolo, que le perdona la vida al constatar sus dotes en una breve conversación. Sedam irá ascendiendo en puestos de responsabilidad en la corte del faraón Snefrú hasta llegar a ser preceptor de sus dos hijos, Kannefer y Keops, a los que enseña con verdadera devoción. Promovido a tesorero mayor de las finanzas del faraón, honrado, trabajador y humilde, andará siempre en el filo de la navaja de las conspiraciones e intrigas palaciegas que al final le elegirán a él como peón de cambio. La libertad, la inteligencia y la humildad, están encarnados en Sedam, que representa el «bien» en lucha permanente contra la riqueza y el poder por encima de todo, el «mal», representado por Ramosi. El desenlace de esta feroz batalla queda reservado a los lectores y no puede ser desvelado aquí.

Una historia de superación ambientada en el mágico Egipto que me ha recordado a otras como «El hijo del desierto» de Antonio Cabanas reseñada en este blog. Obtuvo el premio Néstor Luján de Novela Histórica en 1998. Con un argumento sencillo pero muy bien engarzado, dinámico en todo momento, el autor nos pasea por el Egipto mágico y milenario en una historia no muy larga compuesta por sesenta y tres mil vocablos, con una ambientación histórica novelada bien documentada y unos personajes que nos enganchan en todo momento. Una novela de aventuras muy entretenida que gustará a todos y más a los amantes de los relatos de esta civilización milenaria. Una lectura recomendada para unas vacaciones o un fin de semana de invierno. Por añadidura, el relato contiene multitud de frases que nos pueden servir de autoayuda.
«Ojalá, algún día, accedamos a conocer con precisión, lejos de la magia y del misterio, todas y cada una de las razones que condujeron a unos hombres surgidos de la prehistoria a construir una de las siete maravillas del mundo. Quizás, entonces, descubriremos muchos enigmas y entenderemos mejor por qué hemos llegado hasta nuestros días y por qué somos como somos».

«El esclavo no piensa en voz alta, sino que vive en su interior. Allí eres libre y nada ni nadie puede entrar. A partir de ahora, observa, escucha y calla.»

«Aun así, prefirió hacerse el tonto. Tal como le había enseñado su madre: observa y calla.»

«El hombre que se eleva por encima de su límite acaba siendo infecundo e inútil».

«El hombre que se cree un dios no escucha. No manifiestes nunca tus pensamientos. Simplemente, escucha. En el silencio se encuentra tu fuerza. Y en el pensamiento, tu futuro».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opiniones