BÚSQUEDAS en este blog

miércoles, 1 de marzo de 2017

Zoe en horizontal, de @ZoeSwinger

@ZoeSwinger es el identificativo de Twitter y pseudónimo de la autora de este libro que quiere permanecer en el anonimato. Sabemos que es mujer y si la historia del libro es real que tiene 34 años y trabaja en una Caja de Ahorros en la ciudad en la que vive, Madrid. También hemos podido oír su voz en una entrevista en el programa de radio por internet "La Cafetera" (@radiocable) de Fernando Berlín, que dió pie a enfrascarme en la lectura de este libro. La historia, real como la vida misma a tenor de las manifestaciones de su autora, me ha traído a la mente otro magnífico libro reseñado en este blog, «Apaches» en el que igualmente el autor manifestaba que se trataba de hechos reales bastante inconcebibles. El libro «Zoe en horizontal» puede encontrarse en formato papel y en formato digital.

Zoe es una persona tradicional, normal, que en el momento en que se desarrollan los hechos lleva diez años de relación estable con su pareja, Javi, cuando descubre una infidelidad de este y decide cortar bruscamente su relación. Pasa un tiempo enfrascada en su trabajo y sus amistades cuando en el metro y de forma casual coincide con Marcos, entablando una conversación efímera a costa de la música que va sonando tenue en el móvil de Zoe. La personalidad de Marcos y su modo de comportarse en un sucedido en ese vagón de metro impacta a Zoe que se pasa de estación pero al final se despide de Marcos sin quedarse con su número de móvil. Va pasando el tiempo y Zoe cada vez piensa más en Marcos sin tener a posibilidad de contactar con él, cuando recuerda que le dijo que asistiría a un concierto de Interpol. Se presenta en este concierto con una amiga y logra coincidir con Marcos. A la salida del concierto, Zoe junto con Marcos y una amiga se introducirá en el mundo «Swinger» y acabará esa noche teniendo sexo en un sillón especial del Ateneo Madrileño. Continuará asistiendo a locales y fiestas de la mano de un Marcos experto pero siempre exquisito con Zoe, que recobra sus ganas de vivir y de qué manera con experiencias impensables para ella hace tan solo unos meses. Cuando su vida se desarrolla plenamente con Marcos en esos nuevos mundos verticales y horizontales, su antigua pareja, Javi, vuelve a la escena de una forma inusitada llevando a Zoe y Marcos a situaciones típicas de una novela negra con un desenlace inesperado.
«Esta vez al menos corre el aire entre él y la pelirroja»
Confieso que hasta ayer desconocía la existencia del vocablo «swinger» y su significado. Ahora, tras la lectura de este libro cuyos cerca de 80.000 vocablos se devoran de un tirón, me ha aflorado un mundo nuevo que dista mucho de lo que conocemos por tradicional y que se nos ha imbuido culturalmente desde nuestro nacimiento. Los locales a los que se alude en el texto existen en Madrid y numerosas páginas web, blogs y aplicaciones para el móvil inteligente ponen al alcance de los mortales información sobre estos mundos ignotos para la gran mayoría. «Dogging» es otro vocablo de este microcosmos que incluso ha llegado a aparecer en la prensa y al que se alude también en el libro. Mundos de libertad y libertinaje controlado, bajo un exquisito respeto y tolerancia, que emergen en la sociedad y en los que pueden estar inmersos cualesquiera persona de las que nos rodean sin que percibamos nada. Un relato rápido y trepidante, con diálogos vívidos y escenas explícitas que conforman, cuando menos, una lectura reveladora y entretenida recomendable para entremezclar entre libros más enjundiosas y ponernos un poco al día en ciertos temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opiniones