BÚSQUEDAS en este blog

sábado, 26 de noviembre de 2011

Historia Universal - XXI Capítulos Fundamentales,
David García Hernán

Normalmente se espera a finalizar la lectura de un libro para hacer una reseña del mismo. En este caso me voy a saltar la norma. Reconozco que solo he leído tres capítulos que versan sobre La Prehistoria, Mesopotamia y Egipto y Grecia y el Mundo Helenístico, pero me han servido para iniciar mi gusto por la historia. Hay un valor añadido que me da alas para hacer este comentario: haber oído en clase, de boca del autor, las explicaciones de los dos primeros. Un regalo delicioso para los oídos y la vista.

No tenía en buena estima la historia de mis recuerdos del bachillerato que datan de más de cuarenta años atrás. Los motivos, quién sabe, el profesor, los libros con sus fotos en blanco y negro, la edad…. Se aprobó la asignatura, pero no quedó poso. Ahora es diferente, un profesor que transmite, imágenes grandes a todo color en lugar de la pizarra negra, documentación adicional en internet que permite ampliar los conocimientos, el propio libro…. un caldo de cultivo para recobrar la afición, las ganas y la motivación por conocer los hechos que han acontecido y de los que deberíamos aprender todos por aquello de que la historia se repite.

Es un libro de texto, especialmente concebido como apoyo a las clases en la universidad. No unas clases cualesquiera sino dentro de un Programa para Mayores que se resume en un par de palabras: fascinante y seductor. Contar la Historia de la Humanidad, toda entera, en ochocientas páginas y no aburrir es toda una hazaña. Un libro escrito en un lenguaje claro, cercano, entendible y atrayente que hace que se pueda, se deba, leer en lugar de, o por lo menos además de, tantos “codigosdavinci” o novelas negras suecas que están tan de moda últimamente. Ágil, documentado, escrito por una autoridad en la materia que nos acerca de forma cómoda y amena a hechos tan trascendentales con una forma resumida de mostrar los eventos más destacados de cada uno de los veintiún fragmentos, capítulos, de que consta el libro.

Por eso recomiendo encarecidamente su lectura como si fuera una novela, quizá no de un tirón, pero si capítulo a capítulo, de vez en cuando, para refrescar o conocer aspectos básicos muy interesantes. Cuando acabe el libro, cuando acaben las clases, volveré por estos pagos a rematar mi impresión, que no dudo será mejor si cabe pero que es parcial a todas luces en estos momentos. Gracias profesor, gracias David, por abrirnos esta ventana al pasado, nuestro pasado y el de toda la humanidad. Ya no podremos dejar de mirar por ella.

1 comentario:

  1. Coincido con la crítica principal en que es un libro interesante, que se lee de forma rápida y amena. Sintetiza bastante bien los eventos principales, aunque creo que insiste demasiado en invocar un concepto moderno como el debate "seguridad-libertad", atribuyéndolo como la principal motivación de todos los gobernantes (otro autor insistía en que la principal preocupación era el control de las rutas comerciales).
    Entre los aspectos destacables, el resumen de la Revolución Americana, que por una vez es mas detallado que los que he visto hasta ahora, que arrancan el 4 de Julio de 1776, como si antes no hubieran ocurrido acontecimientos importantes y determinantes.

    Lo que menos me ha gustado de este libro ha sido sin duda el trabajo de corrección.

    Lo que en principio parecía un ejercicio de lectura interesante y amena se ha convertido en una completa tortura psicológica y sensorial gracias principalmente a la "magnífica" labor de la correctora (no lo digo a mala leche, según los créditos del libro, la correctora es mujer, una tal Cristina no recuerdo sus apellidos).
    Insiste en transcribir la expresión "por supuesto" como "por su puesto", y no una vez, sino CADA MALDITA VEZ que la emplea. Que es muy a menudo, por desgracia.
    A otras palabras les faltan dos o mas letras. Otras directamente inventadas, como "trascedendendental" (sic). Comas colocadas donde no hace ninguna falta, y ausentes donde si son necesarias. Puntos colocados con el mismo criterio que las comas. Frases tan mal construidas que harían tirarse de los pelos a un profesor de Lengua. Nombres "adaptados" a la fonética española sin ninguna necesidad por no se sabe muy bien que razón (¡esa manía de ahora de quitar las H intercaladas sin ninguna razón, o de cambiar la ortografía de los nombres así por las buenas!).
    Otros errores, en cambio, parecen mas bien atribuibles al propio autor. Así, por ejemplo, nos invierte completamente el significado de "victoria pírrica", está todo el tiempo haciendo referencias que no vienen a cuento a películas que por franja temporal lo mas probable es que ningún lector de menos de 40 años conozca.
    En resumen, entre el autor y la correctora han conseguido convertir el libro en un ejercicio desesperante para cualquiera que quiera leerlo. Lo peor es la cantidad de gente que copiará los horrores ortográficos de esta pareja simplemente porque "ah, lo vi en un libro". Me pregunto por qué razón se molestan en contratar a un corrector, si luego este parece incapaz de algo tan sencillo como emplear el corrector incorporado en Word (por si no lo sabe, son esas marquitas rojas que salen debajo de las palabras).

    Aparte de eso, me gustaría reseñar otra omisión que me molestó (a mi particularmente) y es que el autor, siguiendo la corriente imperante, considera que en Japón no existe historia anterior a la Era Tokugawa (siglo XVI), y que China solo existe desde la Dinastía Yuan (la de Marco Polo, para los que no lo entiendan).

    En fin, lo que tengo claro es que, si llego a pagar por el libro en vez de cogerlo en la biblioteca, lo primero que hago es exigir que me devuelvan el dinero.

    ResponderEliminar

opiniones