BÚSQUEDAS en este blog

domingo, 19 de febrero de 2017

Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness

Patrick Ness es un autor estadounidense nacido en Alexandría, Virginia, pero que ha vivido en diferentes localizaciones debido a la profesión militar de su padre. Estudió literatura y se ha dedicado a ella en varios aspectos desde su graduación, publicando su primer cuento en 1997. En 2005 obtuvo la nacionalidad británica tras vivir en ese país desde 1999. Da clases en la universidad de Oxford y colabora con los principales medios ingleses de prensa. Con varias novelas publicadas, siente especial predilección por la ficción infantil y de adolescentes y por el mundo de los cuentos, muchos de los cuales están disponibles en su página web.

El autor comienza el libro mencionando su admiración por Siobhan Dowd y explicando como surgió esta historia: «Solo la conozco como la conoceréis la mayoría de vosotros: a través de sus extraordinarios libros. Cuatro novelas para jóvenes llenas de fuerza, dos de ellas publicadas en vida, dos después de su temprana muerte. Si no las habéis leído, poned remedio a ese descuido inmediatamente». La historia es sencilla, se sigue con facilidad y contiene elementos fantásticos pero también de la vida diaria de un adolescente de trece años en sus relaciones en el colegio con compañeros y profesores, así como con un padre separado que vive en Estados Unidos, su madre enferma terminal de cáncer y una abuela materna a la que no soporta. La medianoche y concretamente las 00:07 horas es un momento clave en las relaciones de Conor O’Malley con el monstruo, que en una secuencia no aclarada de ficción o realidad, da forma a una repetitiva pesadilla y se acerca a Conor para amedrentarle, contarle tres historias y requerirle que le devuelva la información en una cuarta, sobre la que tendrá que poner un cuidado exquisito en su elaboración para no sufrir unas penas no aclaradas. El viejo árbol que contempla desde la ventana de su casa tiene ahora una forma humana aterradora y busca una verdad que Conor se resiste a creer. Los destrozos físicos producidos por el monstruo en la casa de Conor y de su abuela son reales y atribuidos por los adultos al propio protagonista que no puede en los primeros momentos hacer referencia alguna al monstruo que le visita.
«Tu vida no la escribes con palabras —dijo el monstruo—. La escribes con acciones. Lo que piensas no es importante. Lo único importante es lo que haces».
Tenía noticias de la existencia de la película pero no que estuviera basada en un libro, información que el director del film muy premiado, Juan Antonio Bayona, mencionó en sus agradecimientos en la pasada gala de entrega de los Goya. Dicho y hecho y para seguir mi costumbre, se imponía leer el libro antes de ver la película. La lectura, sencilla y agradable, me llevó poco más de dos horas en devorar los algo más de 34.000 vocablos, casi lo mismo que dura la película que es algo menos de dos horas. Vamos, que en cuatro horas podemos hacer un combinado completo muy atractivo de lectura y visionado. Parece una historia de terror pero encubre varios dramas humanos reales y actuales que nos harán reflexionar a medida que avancemos en este relato mágico, fascinante, emocionante por momentos y para un público de cualquier edad dispuesto a disfrutar y sufrir un poco en su estado emocional y sus concepciones acerca de dramas cotidianos como son la separación familiar, la enfermedad, la muerte, el acoso escolar… que sin duda despertarán sentimientos encontrados en el lector. Si bien yo lo he leído en su formato digital, la edición en papel está muy cuidada y es tildada con frecuencia de «preciosidad» en los comentarios de los lectores, además de tener un precio muy ajustado.

viernes, 10 de febrero de 2017

Operación Navidad, saga INSPECTOR DISASTER 01, de Carmen Fernández

Carmen, Carmela, Fernández es gallega y traductora de portugués, inglés y francés. Su bautizo oficial en el mundo de las lenguas coincidió con la coronación del Rey Juan Carlos, por lo que se atrevería a decir que 1975 fue un año clave en la vida de ambos. Lo de escribir le viene de más lejos: Rosalía de Castro fue la culpable. Y es que la poetisa gallega despertaba entre los aprendices de literatas de entonces casi el mismo furor que Elrubius entre los aprendices de Youtuber de ahora.

Cumplía además, a su juicio, los criterios indispensables para seguir la estela de la fecunda escritora: el amor por el gallego (del que, a decir verdad, poco sabía), un profundísimo sentimiento de incomprensión y gran dosis de morriña, acrecentada por un úlcera pertinaz que la mantenía postrada la mayor parte del curso escolar. Con tan buenos mimbres, lo de escribir bien o no poco importaba para tejer una bella cesta.

Fruto de esa época fueron algunos excelentes poemas, como el dedicado a una perrilla que la abandonó demasiado pronto. Su primera estrofa decía así:
«Toxiña dos Toxeiros
Filla de meu corazón
Eu quérote
Eu ámote
Más no sei porque
doute amor».
Su pasión por la poesía fue desvaneciéndose a medida que sanaba su úlcera, lo que, a la vista del versito anterior, fue una gran suerte para todos. Colgó y retomó repetida y sucesivamente la pluma, el bolígrafo, la Olivetti y el ordenador —por este orden— al albur de su ardor creativo y emocional. Y dejó muchos proyectos a medio acabar en el camino. Hoy sigue traduciendo la obra de otros a la espera de que un día sean otros los que traduzcan la suya. (Texto facilitado por la propia autora).

Podemos ver todo lo relativo a este libro y otros proyectos en la página web del Inspector Disaster, de donde se puede descargar de forma gratuita en varios formatos. También encontraremos magníficas lecturas cortas y complementarias en su blog.

Difícil hacer una sipnosis de este primer libro de la serie tras su lectura. Alguien ha robado los juguetes que estaban preparados y dispuestos para que los Reyes Magos y afines hicieran felices a niños y mayores en Navidad y el Inspector Disaster, Maxi Disaster, se hace cargo de la investigación, en la que incorporará un sinfín de personajes entre los que podemos citar a Pocholete con su fiel perro pelotas, Peinaíto, Melacojo, Elfonso, Malatesti, Marta-Mari, Tecomo Toita o «La niña mora de Groenlandia», que discurrirán por los más variados encuadres de la geografía nacional y extranjera como los sótanos de la Puerta del Sol de Madrid, una Plaza de toros, una residencia de ancianos, el polígono industrial del Cobo Calleja, Puerto Madero, el barco Titánicus e incluso Buenos Aires, en pos de localizar y recuperar el cargamento. Situaciones variopintas en las que el «prota» y una pléyade de compinches y amigos desarrollan un sinfín de ideas y acciones que cuando menos sorprenderán por su ingenio, a veces desmesurado, al lector. Al final, solucionado el entuerto, otra aventura espera al inspector: «Un tal señor Pérez requiere con máxima urgencia mi colaboración para investigar un inexplicable robo en el depósito internacional de dientes de leche ».

Aunque por la portada y las ilustraciones interiores de Pablo Matera podría parecer que está dedicado a niños o adolescentes, no me atrevería yo a afirmarlo categóricamente. La acción también lo corrobora pero el lenguaje empleado por la autora dista mucho de ser entendible por un público juvenil, al contener giros y vocablos que ponen el español a una gran altura. Acciones sencillas son descritas con una riqueza de vocabulario que cuando menos extraña al lector por encontrárselo en una obra de estas características. A medida que se avanza en la lectura se van encadenando situaciones hilarantes que rayan lo esperpéntico en sus personajes y las actuaciones de estos, con unas descripciones de las cuáles el siguiente párrafo es un ejemplo de las muchas que nos podemos encontrar:
«No creo pecar de exagerado si hablo de rotundo éxito a pesar de las dificultades propias de tamaño operativo, y más aún de las exógenas, harto reseñables dada la diversidad idiosincrática de los participantes y su falta de empatía por no hablar de abierta hostilidad.
Si conseguimos abstraernos de la verosimilitud de los hechos, podremos disfrutar con las ocurrencias de los personajes y el rico lenguaje empleado por la autora. Un libro difícil de recomendar, destinado a un público especial, de ese que recurriendo a un símil puede disfrutar en películas de Woody Allen que considere un tostón dedicando su atención a planos, encuadres y aspectos que pudieran parecer secundarios. Cortito, algo menos de treinta mil vocablos, que se leen de carrerilla, aunque muchos estarán tentados de abandonar a la primera de cambio si la historia no les «cuadra» y no la encuentran entretenida, divertida o cuando menos ocurrente. En resumen, un libro especial que tiene sin duda sus resplandores, de diferentes tipos, pero que no todos los lectores presumo sabrán encontrar.

lunes, 6 de febrero de 2017

Un año en Galicia. John Barlow



Hace tiempo en un foro que hubo que cambiar de servidor y que ya nunca fue lo mismo. Teníamos una "Cafetería" en la que hablábamos de todo tipo de temas, un día hablando de "Entre Limones" (reseñado en su día  aquí por Angel Luis ) Susana nos comentó que su marido (inglés) también había escrito un libro.

En ese momento el libro solo estaba publicado en castellano en Amazon y yo no tenía kindle. Estas navidades con la aplicación de kindle en la tableta  me acordé de él y como últimamente me cuesta leer cosas con una trama complicada me animé.

Todo un acierto, un año John decide que tiene que probar todas las partes del cerdo y aprovecha para recorrer su tierra de adopción Galicia, en ocasiones con su mujer (Susana gallega ella) e incluso con su pequeño hijo y contar sus sensaciones.

No os voy a destripar si lo consigue o no, pero tanto los lugares que visita como las descripciones de las partes del cerdo que come y de una típica matanza gallega no tienen desperdicio.

Son pequeños capítulos fáciles de leer y con entidad propia, cada uno de ellos te cuenta una pequeña historia relacionada tanto con una parte del cerdo a comer como con una zona de Galicia a recorrer, aunque hace una pequeña incursión al cercano León. 

Altamente recomendable, lástima que haya perdido la pista de Susana para darle la enhorabuena.
 

martes, 31 de enero de 2017

Patria, de Fernando Aramburu

@FernandoArambur Fernando Aramburu es un escritor vasco nacido en San Sebastián en 1959. Es licenciado en filología hispánica por la Universidad de Zaragoza y ha sido a lo largo de su vida un miembro activo en la vida cultural española en el País Vasco, Navarra y Madrid con propuestas de todo tipo. Profesor de lengua española en Alemania, donde reside desde 1985, desde 2009 se dedica de forma exclusiva a la literatura. Ha publicado novela, ensayo, poesía, libros de relatos y cuentos para niños, contando con varios premios en su haber y habiendo sido sus libros traducidos a varios idiomas e incluso alguno de ellos llevado al cine con éxito. Podemos encontrar relatos suyos actuales en su blog «Déjate de rosas».

Las circunstancias excepcionales que tenían lugar en el País Vasco confluyen en las dos familias elegidas por el autor para brindarnos una visión de la vida en los últimos años de la lucha armada de ETA. Dos familias amigas que de pronto ven surgir una enorme brecha entre ellos por culpa del ambiente. Por un lado, Txato, Bittori y sus hijos Xabier y Nerea y de otro Joxian y Miren con los suyos Joxe Mari, Gorka y Arantxa. Txato es un industrial floreciente muy amigo de Joxian, al que ayuda en lo posible, ejerciendo de tío para sus hijos y con el que comparte los domingos por la mañana su afición ciclo turística. Joxian, más apocado, ejerce de obrero en una fundición y entretiene su tiempo libre en una huerta donde se dedica a la cría de conejos y el cultivo de hortalizas para la familia. Txato es tocado por el impuesto revolucionario y su carácter le lleva a enfrentarse a la banda terrorista de forma que el asunto acaba de forma fatal. Pero al mismo tiempo, Joxe Mari, el hijo de Joxian se ha ido radicalizando hasta hallarse incorporado como miento activo de la banda en el momento del luctuoso suceso. La ruptura de la amistad entre las familias, profunda, está servida y su día a día empieza a transitar por derroteros radicalizados que suscitan las situaciones más extrañas que ninguna de ellas pudiera haber llegado a imaginar, no solo entre las familias sino entre sus propios miembros; la vida sigue y hay que seguir adelante pero afrontando las heridas emocionales que han dejado huella. Y no hay que perder de vista a personajes no tan secundarios como el párroco del pueblo, el dueño de la taberna, Ramontxu o los compañeros de talde de Joxe Mari. Bittori «mantiene» interesantes conversaciones con su marido sentada en su lápida mientras se acrecienta su odio interior aunque con el tiempo se va reconduciendo hasta solo querer conocer cómo murió su Txato y querer perdonar a sus asesinos.

Aunque se trata de una obra de ficción, no creo que diste mucho de la realidad, por lo que podría ser un buen ejercicio de contar la historia, reciente, a muchos de los que por su fecha de nacimiento no la han vivido en vivo y en directo. Un relato crudo, incómodo, descarnado, absorbente, conmovedor y con unos tintes de verosimilitud en el que el autor ha desgranado la vida y los sentimientos de dos familias en los años en que el terrorismo estaba plenamente vigente e inundaba sí o sí la vida de todos en este País, especialmente de los residentes en el País Vasco que no podían escapar a un «estás conmigo o estás contra mí», planteamiento que magistralmente nos brinda la personalidad de Gorka. Las actuaciones y los sentimientos de los personajes están magistralmente conseguidos y en su continuo juego de fogonazos en forma de capítulos cortos que se suceden en un desorden calculado, el lector conforma un entramado de personalidades que a mi modo de ver reflejan de forma milimétrica la vida en aquellos años. En todo caso, tanto a conocedores del tema por haberlo vivido ---sufrido--- en directo como a los que lo han hecho en la distancia, los hechos reflejados en la novela rememoraran en la conciencia unos sentimientos que sin duda seguirán coleando en la mente de algunos pues si bien la lucha armada efectiva terminó hace años, las secuelas siguen azotando a muchas familias. Una novela-joya extensa que calará sin duda en el lector, no sólo recomendable sino casi de lectura obligada, para disfrutar de la literatura con mayúscula y de una fina psicología de sus personales a lo largo de muchas horas de lectura con sus 190.000 vocablos alojados en las 648 páginas de su edición impresa. Ahora, a la enorme lista de lecturas pendientes, habrá que añadir algún libro de este autor.

jueves, 19 de enero de 2017

La llegada, de Joe Haldeman

Joe William Haldeman es un escritor estadounidense nacido en 1943 en Oklahoma. De familia viajera, se graduó en astrofísica el mismo año que tuvo que participar en la guerra de Vietnam, donde fue condecorado pero también gravemente herido por una mina. De vuelta a EE.UU., comenzó a escribir utilizando la ciencia ficción para parodiar relatos reales como en su libro «La guerra interminable» en el que cuenta sus experiencias personales en la guerra. Obtuvo por este libro los prestigiosos premios en el mundo de la Ciencia Ficción Hugo, Nébula y Locus, que ha obtenido en varias ocasiones por sus escritos que acumulan numerosas publicaciones. El autor dispone página web personal en la que de estar interesados podremos recopilar abundante información profesional y personal, como por ejemplo el diario de su viaje a España en 1998 visitando Madrid, Barcelona y Valencia.

La acción tiene lugar en 2054. Aurora «Rory», astrónoma, detecta un extraño y simple mensaje procedente el espacio en el que unos extraterrestres desconocidos anuncian su llegada. La nave viaja a gran velocidad, pero en el momento en que emite el mensaje ha empezado a decelerar y se estima en tres meses el tiempo de llegada a la Tierra, que coincidirá con el día de año Nuevo, lo que es aprovechado para aventurar conexiones religiosas con el asunto. A partir del anuncio público, avalado por la consideración de experta de la protagonista, se disparan las conjeturas y se ponen en marcha todos los actores del circo mediático de la pequeña localidad estadounidense de Gainesville, en el estado de Florida. Periodistas, políticos, religiosos, familiares, colaboradores, personas normales… empiezan a aventurar el oportunismo de la visita, su alcance y sus consecuencias, lo que conmociona a todos los habitantes de la localidad que empiezan a destapar viejas historias y dejan correr sus ambiciones y pasiones en una pléyade de reacciones humanas positivas o negativas para con ellos mismos o sus semejantes.

He leído este libro sin una intención real de hacerlo. Me explico. Un amigo me comentó hace días que se estaba proyectando en los cines una muy buena película titulada «La llegada», que versaba sobre un mensaje que llegaba a la tierra procedente de unas naves extraterrestres no definidas. Me gusta leer los libros antes de ver las películas y el tema básico de este libro, como hemos visto en la sinopsis, es este. Pero cuando he visionado la película he constatado que su guion no tiene nada que ver con este libro, sino que responde a otro titulado «La historia de tu vida», del escritor Ted Chiang, libro que me tocará leer aunque en esta ocasión será después de haber visto la cinta. En todo caso, «La llegada», de una extensión contenida con sus sesenta y ocho mil vocablos y xxx páginas, me ha gustado y en él se aprecia el oficio de este escritor, manejando las situaciones y los personajes, los tiempos y las historias con habilidad y profesionalidad. El mensaje que llega a la Tierra es solamente una excusa para poner en danza todos los trapos, limpios y sucios, que se cuecen en una pequeña ciudad como Gainesville, donde todos se conocen, al tiempo que salen a la luz las bajezas humanas. Si por algún motivo una persona triunfa y salta a la palestra por algún hecho, además de los posibles admiradores surgirán de forma paralela buceadores en su historia que tratarán de encontrar, o inventar, historias rocambolescas que permitan su crítica feroz cuando no su hundimiento. Como la vida misma. Un reencuentro inesperado con la Ciencia Ficción, uno de mis temas preferidos, aunque realmente en este libro sea un tema tangencial que solo sirve para sustentar la verdadera trama, que se acerca más a una novela negra o, pudiéramos decir, de costumbres.

martes, 17 de enero de 2017

La digestión es la cuestión de Giulia Enders

@giuliaenders Giulia Enders es una joven escritora y científica alemana nacida en Mannheim en 1990. Licenciada en gastroenterología en la universidad de Frankfurt, ha cosechado numerosos éxitos con sus charlas divulgativas de contenido científico, lo que la llevó a publicar el presente libro en marzo de 2014, que contiene algunos dibujos realizados por su hermana Jill a quién en el apartado de agradecimientos dedica una frase que no tiene desperdicio y que casi solo por ella merece la pena leer el libro: «Sin su mente libre, racional e inquieta, a menudo me habría quedado atascada en un mundo donde la obediencia y el conformismo resultan actitudes más sencillas que la valentía y la voluntad de cometer errores eficientes». El título original en alemán es «Darm mit Charme. Alles über ein unterschätztes Organ» lo que traducido sería «Encanto intestinal. Sobre un órgano subestimado», ha sido traducido a varios idiomas y se han vendido más de un millón de copias sólo en Alemania.

Tendemos a considerar el cerebro o el corazón como los órganos más vitales del cuerpo, olvidándonos de que el aparato digestivo es vital para generar la energía y alimentar la sangre que ambos necesitan. Un inadecuado funcionamiento del intestino dejaría al organismo sin los fluidos vitales y necesarios para su correcto funcionamiento. Un ejemplo son las personas celíacas, que si no son diagnosticadas y observan una dieta rigurosa libre de gluten, verán como las vellosidades de su intestino desaparecen siendo incapaces de metabolizar los alimentos y consecuentemente de extraer los nutrientes necesarios. Los mensajes de este aparato digestivo, que funciona varias veces al día, nos pasan desapercibidos en condiciones normales, salvo que se produzca alguna disfunción que nos provoque dolor, diarrea o similares. A pesar de su correcto funcionamiento, no está de más prestar atención al combustible que utilizamos para facilitar su correcto funcionamiento. Cada persona es única y particular y no existen recetas milagrosas generales: los hidratos de carbono engordarán a algunas personas y no a otras, la grasa subirá los niveles de colesterol pero no de forma generalizada y así numerosos ejemplos. Nuestros órganos están llenos de bacterias que debemos de mantener y que son vitales para un funcionamiento engrasado del sistema endocrino. Según la autora… «La oveja negra de los órganos, el intestino, guarda una estrecha relación con el sobrepeso, las alergias o las depresiones». ¿No son suficientes razones para preocuparnos más de su cuidado?

El libro está redactado de forma simpática, divertida, muy entretenida, a pesar de los contenidos técnicos que en algún momento pueden llegar a aburrir a algún lector que no tenga un extra de curiosidad por estos temas. Pero por el contrario, el lector cosechará valiosas informaciones aderezadas con frases graciosas —cagarse en los pantalones, tener mariposas en el estómago—, que sin duda nos sonarán del acervo popular y que definen con toda exactitud esos procesos «sucios» que discurren en la parte baja y de atrás de nuestro organismo. Encontraremos información práctica y razonada de posturas de evacuación, entre las cuáles no es precisamente la aconsejada el estar plácidamente sentados en el «trono» haciendo con calma la visita al sr. Roca. ¿En qué condiciones se produce un eructo o un pedo sin que podamos reprimirlo? Tras la lectura de los algo más de setenta mil vocablos contenidos en sus trescientas veinte páginas, tendremos más conocimientos y podremos decidir mejor sobre los alimentos que tomamos y que condicionan nuestro presente y nuestro futuro. En lugar de referirnos a alimentos concretos o porcentajes de los mismos, la propia autora señala que…«cada uno debería de indagar por sí mismo qué tipo de alimentos le sientan bien, qué tipo de hidratos de carbono le hacen sentirse animado o cansado y qué tipo de grasas le hacen tener una mejor predisposición…». Eso sí, después de leer este libro tendremos que desechar el pensamiento de cambiar la taza convencional por una turca y a buen seguro iremos al cuarto de baño de otra manera.

martes, 10 de enero de 2017

Cuentos de los días raros, de José María Merino

José María Merino nació en La Coruña en 1941 por motivos de la Guerra Civil Española pero pronto volvió a León, tierra de su familia. En su infancia gustaba de consultar los diccionarios y novelas que tenía su padre en casa. En su adolescencia se trasladó a Madrid donde cursó estudios de Derecho para posteriormente trabajar en el mundo de la Educación y colaborar en numerosos proyectos sobre este tema con Hispanoamérica. Inicialmente atraído por el mundo de la poesía, publica en 1972 su «Sitio de Tarifa» siendo en 1976 cuando debuta en narrativa con «Novela de Andrés Choz», habiendo cultivado ambos géneros desde entonces con numerosas publicaciones. La que hoy nos ocupa «Cuentos de los días raros» vio la luz en 2004.  Desde marzo de 2008 es académico de la Lengua y ha sido reconocido con numerosos premios a lo largo de su trayectoria entre los que podemos destacar el premio Nacional de Narrativa en 2013. Este breve resumen ha sido extraído de Wikipedia donde se puede encontrar una amplia información y bibliografía de este autor.

«Cuentos de los días raros» es una recopilación de quince cuentos que hacen en general honor al título, por tratarse de escenas que rayan lo misterioso aunque no lejos de una realidad posible y que transmiten al lector un desasosiego que puede hallarse en momentos de conflicto con el mundo real. Algunos de los cuentos recopilados en esta publicación han aparecido con anterioridad en otros medios. La relación de los quince títulos es la siguiente: Celina y Nelima, Mundo Baldería, Sinara, cúpulas malvas, La memoria tramposa, All you need is love, Los días torcidos, Papilio Síderum, El inocente, La impaciencia del soñador, Maniobras nocturnas, La casa feliz, El fumador que acecha, La hija del Diablo, El viaje secreto y El apagón. Realidad y sueños se entremezclan para transportarnos a mundos misteriosos e incomprensibles anclados a las realidades, o rarezas, humanas: ¿En «Papilio Siderum»… es una persona la que sueña ser mariposa o es una mariposa la que sueña ser hombre? Como puede leerse en la magnífica reseña encontrada en este enlace «…hay en todos ellos algo muy real y profundamente verdadero, que no sólo se debe a su anclaje en circunstancias perfectamente reconocibles –los recuerdos de la infancia en la montaña leonesa, el mundo provinciano, los nimios incidentes de la vida cotidiana, las minucias del ámbito académico…».


Cada lector tendrá sus preferencias por alguno de los cuentos ellos en función de sus gustos y de las imágenes y emociones que le eliciten al leerlos. Si estuviera en la tesitura de elegir tres de ellos, me decantaría por «All you need is love», «El inocente» y «Maniobras nocturmas» por un cierta sensibilidad personal a las historias narradas aunque el más reconocido por la crítica sea «Papilio Siderum». La ficción posible e imposible se mezcla en estos relatos que dan cuenta de la cuidada prosa del autor, que maneja el lenguaje con maestría, con profundidad pero sin exageraciones. Aunque solo sea por el placer de la lectura de los textos, sin ir más allá en el calado de las ideas o la verosimilitud de los relatos, merece la pena  acercarse a este libro, lo que puede hacerse no de forma continua sino en quince cómodas entregas para esos momentos en los queremos evadirnos durante un tiempo. Entiendo que habrá detractores acerca de las historias, pero una lectura pausada me parece agradable aunque solo sea por disfrutar del lenguaje y la manera de armar las narraciones, amén de que se nos ocurrirán mil y una situaciones personales similares vividas o soñadas por nosotros mismos. Ya decía nuestro Baltasar Gracián que «lo breve, si bueno, dos veces bueno; y aun lo malo, si poco, no tan malo. » y «Más valen quintaesencias que fárragos»