BÚSQUEDAS en este blog

miércoles, 16 de agosto de 2017

La España vacía. Viaje por un país que nunca fue, de Sergio del Molino

@sergiodelmolino Sergio del Molino es un periodista y autor madrileño, nacido en 1979 y afincado en Zaragoza, que debutó en la literatura en 2009 y alcanzó reconocimiento en 2013 con su novela «La hora violeta» al recibir los premios Ojo Crítico de Narrativa y Tigre Juan. En 2014 publicó «Lo que a nadie importa», una anticipación en cierto modo de la novela que hoy comentamos «La España vacía», publicado en 2016. Para el próximo mes de septiembre de 2017 está anunciada la publicación de su nuevo trabajo titulado «La mirada de los peces». En la actualidad está escribiendo una serie de artículos sobre pueblos olvidados para el diario El País y dispone de un blog personal accesible en este enlace, pero se necesita autorización para acceder a él.



Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.   
Antonio Machado

En este ensayo se desarrolla la idea de las dos Españas, la de las ciudades y la del mundo rural cuasi despoblado. Los desequilibrios profundos entre ambas siempre han existido pero se han acrecentado en la actualidad hasta el punto de afectar significativamente a sus habitantes. «La España vacía» comprendería en términos geográficos la Meseta y la Depresión del Ebro, es decir, las dos Castillas, Madrid (sin la capital y su área metropolitana), Extremadura, Rioja y Aragón. Grandes literatos como Machado, Azorín o Unamuno o cineastas como Buñuel o Almodóvar han dejado un significativo rastro de geografías y personajes que reseñados en el ensayo no dejan indiferentes al lector, que según su edad, se reconocerá en ellos en mayor o menor medida. El paso de los años y el progreso han dejado su huella en muchas regiones de la España interior, la España profunda, haciendo desaparecer pueblos en el abandono o conformando sus formas de vida de manera peculiar. Muy interesantes los apuntes sobre las iniciativas surgidas en los años treinta desde la Residencia de Estudiantes con sus Misiones Pedagógicas para culturizar a la gente del campo.

A la España vacía le falta un relato en el que reconocerse. Las historias que la cuentan complacen a quienes no viven en ella y halagan dos clases de prejuicios: los de la España negra y los del beatus ille. Los primeros se difunden por el telediario. Los segundos, en la guía Michelin. Infierno o paraíso. No hay término medio.


Me ha gustado la sensibilidad plasmada por el autor al describir paisajes y personas de una España que me gustaba recorrer allá en los años setenta del siglo pasado, tratando de suavizar las tensiones entre las ciudades y un campo cada vez más olvidado. Comarcas como Las Hurdes o la vecina Sierra de Francia han cambiado en la actualidad su fisonomía y no son ya nada de lo que antaño fueron. Otras se han sumido en el abandono y en el olvido. Muy de agradecer las numerosas referencias, pistas, que contiene el libro en sus viajes por las obras y películas relacionadas con el tema, algunas grandes clásicos de la literatura y el cine y otras seguramente desconocidas para el lector. La concentración de la población en las grandes ciudades y sus aledaños ha propiciado el abandono de lo rural, a donde se vuelve de manera testimonial en verano.

La lucha por recuperar vitalidad en esa España vacía es dura pero cuando se consigue no siempre las relaciones entre sus habitantes son fructíferas, pudiendo acabar en tragedias que alimenten las historias de la «España negra» como la archiconocida de Puerto Hurraco y la no tanto de Fago. Puede que las modernas tecnologías y los desarrollos en las comunicaciones tengan mecanismos ocultos que permitan el regreso de población desde las ciudades para llenar esa España vacía. La vida unos días en verano es agradable pero no lo parece tanto en medio del invierno, por lo que se comprende perfectamente a los qua abandonan sus pueblos de origen, especialmente los jóvenes, en busca de una vida mejor. En resumen, un buen libro que establece sólidas bases para otros muchos desarrollos posteriores de un tema más que interesante y actual. Muchos de los pobladores de la «España llena», de una cierta edad eso sí, tienen todavía profundo arraigo en la «España vacía», por lo que ambas, por el momento, están interconectadas.

jueves, 3 de agosto de 2017

Los herederos de la tierra de Ildefonso Falcones

@FalconesOficial Ildefonso Falcones de Sierra es un abogado y escritor español, nacido en Barcelona en 1959. Se dio a conocer como escritor, alcanzando gran éxito, con la publicación en 2006 de su primera novela, «La Catedral del mar», en la que empleó cinco años de trabajo. En su juventud destacaba en algunos deportes, como jinete de saltos o hockey sobre hierba pero el fallecimiento de su padre cuando contaba dieciséis años le hizo enfocarse en sus estudios de Derecho y Economía, teniendo que abandonar esta segunda carrera para tener un trabajo remunerado compatible con sus estudios. En la actualidad ejerce como letrado en su propio bufete pero compaginándolo con su pasión por la literatura y la escritura. Esta que comentamos hoy es su cuarta novela, tras la publicadas y reseñadas en este blog «La mano de Fátima» y «La reina descalza». Más información en su página web personal.

El autor retoma en este libro la atmósfera de «La Catedral del Mar» con referencias a algunos personajes de la misma, pero sin que pueda considerarse, en mi opinión, una continuación. Hugo Llor es el protagonista, hijo de un marinero fallecido en el mar que a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a Arnau Estanyol, un hombre hecho a sí mismo y muy querido en la ciudad que fue el protagonista de «La Catedral del Mar». Hugo quiere llegar a ser constructor de barcos, maestre d'aixa, pero se ve envuelto en unos sucesos en los que la familia Puig cobra una venganza acariciada durante años al llevar al patíbulo a Arnau y hacerse con todos sus bienes. Tanto Hugo como Bernat, hijo de Arnau, jurarán venganza aunque llevaran caminos distintos con algunas conexiones a lo largo de la historia. Hugo abandona su trabajo en las atarazanas y toma contacto con el mundo del vino, al que dedicará su vida. Su vida transcurrirá por numerosas vicisitudes, caídas y recuperaciones, mientras Bernat se convierte en un corsario que con el tiempo llegará a ser el almirante de la armada real y podrá cobrar la venganza largamente esperada sobre la familia Puig, asesina de su padre. Las vidas de Hugo y Bernat sufrirán serios encontronazos a lo largo de los años que exacerbarán sus diferencias.

Recuerdo con agrado la lectura hace diez años de «La Catedral del Mar» pero me he encontrado en algunas ocasiones que la lectura de «Los herederos de la tierra» se me ponía cuesta arriba. El mantenimiento de su dignidad lleva a Hugo Llor a numerosas situaciones que se tratan, a mi entender, de forma repetitiva y hasta cansina en la novela, bien escritas y bien desarrolladas, eso sí, pero que llevan al lector al conocido efecto de «dejà vu». Resumiendo, que a mi entender creo que le sobran unas cuantas páginas a la novela, aunque los lectores que gusten de este ambiente disfrutarán con las descripciones repetidas hasta la saciedad. Nuevamente el mundo medieval está perfectamente recreado por el autor y en él tienen lugar la sucesión de desgracias, demasiadas, que le ocurren al protagonista y su familia. Con la única posible excepción del protagonista, Hugo, los personajes son los típicos de la época sin ninguna virtud a destacar fuera de los tópicos normales. Lo que puede resultar interesante para no iniciados son las descripciones sobre el mundo del vino en aquella época y por extensión a la actualidad. Su larga extensión requerirá de unas cuantas horas de lectura que puede resultar agradable si no nos cuestionamos su estructura, algo caótica, sus personajes y su desarrollo. Y ningún comentario por mi parte sobre si es o no una novela histórica: simplemente me entran dudas sobre alguno de los hechos relatados, seguramente debido a mi desconocimiento, pero la insistencia en Cataluña como si no hubiera más mundo alrededor me resulta por momentos sospechosa.

domingo, 30 de julio de 2017

Una historia de policías, de Esteban Navarro Soriano

@EstebanNavarroS. Esteban Navarro Soriano es un escritor murciano, nacido en Moratalla en 1965. Destinado en Huesca, su profesión es la de Policía Nacional y de ella obtiene numerosas situaciones para sus libros, bien por experiencias propias bien referidas por compañeros, a las que añade mucho de imaginación para convertirlas en historias redondas. Hace algunos años fue el primero en acuñar la expresión «generación Kindle» para designar a los autores que aprovechaban la facilidad de la auto publicación y del fenómeno de los libros electrónicos para hacerse un hueco en el panorama literario. Cuenta con una decena larga de libros publicados, numerosos premios en diferentes certámenes y participa activamente en actos relacionados con su obra. Yo tuve la ocasión de contactar con él hace años en un «Getafe Negro» donde se habló de la corrupción en los estamentos judiciales y policiales, un tema jugoso e interesante cada vez más de moda. Alguno de sus libros ya han sido reseñados en este blog como «La noche de los peones» o «Ángeles de granito».

«Una historia de policías» ha visto la luz recientemente y al parecer ha suscitado al autor serios problemas dentro del Cuerpo por envidias personales o animadversión de sus jefes, que le han abierto un expediente por «dañar la imagen de la corporación y aprovecharse su condición de miembro de las fuerzas de seguridad del Estado para promocionar sus novelas». Quizá la viveza del relato haya posibilitado que alguien se dé por aludido o se haya identificado con alguno de los personajes. Ya es sabido por todos que «se trata de una obra de ficción, producto de la imaginación del autor; los lugares y personajes son ficticios. Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia…». Si algún policía real de carne y hueso se siente identificado con los hechos relatados es como para preocuparse, y más después de que todos hemos podido contemplar por difusión mundial imágenes grabadas por error por la policía norteamericana dejando pruebas para posteriormente incriminar a una persona. Como siempre, en vez de ocuparse y preocuparse de los hechos, lo mejor es «matar al mensajero». El autor, muy activo en las redes sociales, ha recibido innumerables muestras de apoyo.

Lorenzo, Antonio, Joaquín, Juan Carlos y Jorge son cinco policías que coincidieron en la academia y que desde entonces han mantenido una gran amistad. Han estado en diferentes destinos pero en el momento de la novela han coincidido en Huesca. Lorenzo es el narrador de los hechos que empieza la novela por el final dando pistas casi certeras de cómo va a acabar la cosa. Recibe una llamada a media noche de Antonio para asistir a entrevistarse con él en un aparcamiento donde le cuenta que se ha metido en un «marrón» de considerables proporciones y tiene un «fiambre» en el maletero del coche. Pide ayuda a Antonio para deshacerse de él y aunque las connotaciones no están muy claras, Lorenzo accede en aras de la amistad entre ambos. Poco a poco van implicando a los otros amigos que se enzarzan en una espiral de hechos verdaderamente espeluznantes, implicando armas, coches y dependencias oficiales hasta conseguir deshacerse del cadáver, que pertenece a un medio delincuente que atiende por el nombre de Dull, de etnia gitana. Curiosamente la denuncia por la desaparición no la presenta la familia de Dull sino Olivia, hija de un joyero famoso de Huesca, ciudad en la que transcurren los hechos. Pasado el tiempo, el cadáver es descubierto casualmente y entonces Lorenzo empieza a darse cuenta de que su amistad puede haber sido traicionada y que los hechos no eran como parecían.

El autor hace gala de una gran imaginación sobre hechos ficticios a los que dota de una veracidad que hace dudar al lector, que desgraciadamente puede no verlos tan irreales al menos en un gran porcentaje de los mismos. Los policías saben cómo actúa la policía y por ello tienen serias dudas a la hora de cometer un delito que en el argumento de esta novela tendría que ser investigado por ellos mismos caso de salir a la luz. Las descripciones precisas de las situaciones, la psicología de los cinco policías amigos, con sus historias arrastradas, la relación entre el desaparecido Dull con Olivia y uno de los policías –Antonio—es una caldera explosiva de hechos y situaciones que atrapan al lector en cambios continuos tan fáciles de seguir como difíciles de asimilar. Nuevamente el autor hace gala de una gran imaginación que plasma con una prosa elegante y fluida que atrapa al lector hasta el final, que aunque parcialmente desvelado al principio, se resiste a creer.

martes, 25 de julio de 2017

El extraño del bosque. La extraordinaria historia del último ermitaño, de Michael Finkel

@MikeFinkel Michael Finkel es un periodista y escritor norteamericano. Desde muy joven supo que quería ser periodista. Ha viajado por todo el mundo y trabajado para numerosos medios tales como The New York Times, National Geographic y otros, escribiendo sobre temas tan variados como el tráfico de órganos, los conflictos afganos e israelíes o las últimas tribus cazadoras-recolectoras. A raíz de un artículo sobre sobre las denuncias de esclavitud infantil en las plantaciones de cacao de África Occidental fue cuestionado y despedido del New York Times. Su primer libro, publicado en 2006 con el título «True Story (Una historia real)»" (2006) fue llevado al cine con el mismo título. Este que comentamos es su segundo libro. Dispone de una página web con más información personal y profesional que puede consultarse en este enlace.

En 1986, el joven de veinte años Christopher Knight abandonó la casa familiar y sin ningún comentario con nadie se internó en un bosque y se quedó a vivir allí en completa soledad. Su campamento estaba relativamente cerca de casas alrededor de un lago y de un campamento de verano para niños discapacitados donde sobrevivió durante 27 años prácticamente sin contacto personal alguno salvo dos casos aislados y breves. Con gran ingenio y astucia, accedía a las casas y a la despensa del campamento para robar artículos de primera necesidad de comida, ropa o subsistencia tales como pilas, baterías, propano o similares. No destrozaba nada y procuraba dejarlo todo de forma cuidada y sin que se notara que había entrado alguien. Aunque las cosas desaparecían, eran tan insignificantes que no se producían denuncias a la policía, hasta que la reiteración creó una fama a su alrededor y la sensación de allanamiento en las casas trajo estupor y miedo a la zona. Al final fue detenido mientras se encontraba robando en la despensa del campamento, se confesó culpable de todo pero ese fue el comienzo de un enorme debate social muy interesante sobre su persona y su reinserción en la sociedad.

Cuando se enteró de la detención de Knight, el autor consiguió contactar y conectar con él en la cárcel y mediante cartas y entrevistas personales ha dado forma a esta bella historia de doscientas setenta y dos páginas o cincuenta y cinco mil vocablos que se lee de forma amena y aporta numerosas claves de la vida de este podríamos llamar ermitaño o eremita actual que de forma voluntaria se retiró de la circulación. Los trabajos del autor con las últimas tribus cazadoras recolectoras actuales permiten dotar al relato con una viveza inusual que fascina al lector, con una puesta al día aderezada con elementos modernos –pilas, radio, bombonas de propano- que el protagonista utilizaba para combatir la soledad y los elementos atmosféricos entre los que el frío era particularmente significativo. Desde los primeros momentos, en los que ya se sabe que ha sido detenido, el relato se centra en todo lo que rodea su forma de vida pasada y como la sociedad se posiciona ante su futuro. Un libro que me ha resultado interesante y revelador.

domingo, 16 de julio de 2017

La cortina de terciopelo rojo, de José Luis Palma

@jlpalmagamiz Me acerqué a este autor por su libro reseñado en este blog «El Paciente del Pardo» en este enlace. Después de leer el también reseñado aquí «El divorcio de Adán y Eva», un mensaje en twitter y la época veraniega me ha animado a hacerme por un precio imbatible de 3,99€ con la edición electrónica de su último libro que hoy comentamos «La cortina de terciopelo rojo». José Luis Palma es doctor en medicina por la universidad de Navarra y formado en cardiología en Canadá. Colabora en prensa, radio y televisión, y es autor de alrededor de una decena de libros que pueden adquirirse en formato electrónico a un precio muy asequible. Al final de los textos nos anima a hacerle llegar nuestras impresiones a través de cualquiera de los medios que internet pone a nuestro alcance, tales como «twitter» o «facebook» o directamente a su correo electrónico, con la promesa de contestarnos.

Dos amigos residentes en Madrid, que se conocen desde el instituto y ya en época universitaria no tienen muy claro que hacer con sus vidas, emprenden un viaje de aventura a Namibia en pos de hacerse ricos con el comercio de diamantes y metales preciosos. La realidad es bien distinta a sus (im)previsiones y tras pasar por situaciones comprometidas consiguen escapar por los pelos. La acción se mueve a Montreal, donde en primer lugar ha ido a parar uno de ellos, conocido en la novela por el sobrenombre de Pajalarga. Al cabo del tiempo acude a Montreal el segundo que se aloja en el apartamento que su amigo comparte con una peculiar mujer polaca, de nombre impronunciable, que se identifica con el apodo de Varsovia en la novela. Las acciones transcurren alrededor de los sucedidos de estos tres personajes y su relación con un bar, Les petits poissons des chenaux, regentado por Nicolette, donde tienen lugar sucesos extraños tras una cortina de terciopelo rojo que finalmente nuestro segundo protagonista llegará a traspasar. Un complejo entramado de personajes chinos y negocios oscuros se mueven en todo este mundillo, en el que lector entrará y saldrá de la mano de los protagonistas que hacen gala de una psicología peculiar y bastante extraña en sus comportamientos y actitudes.

Los algo más de sesenta y siete mil vocablos que conforman la edición electrónica se leen con continuidad por la prosa empleada por el autor, que hacer transitar a los personajes por un sinfín de situaciones a cada cual más extraña, pero que pueden hacer trabajar la imaginación del lector bien poniendo escenarios al desarrollo de la acción bien tratando de comprender lo que se les pasa por la cabeza a los intervinientes, que no siempre tiene una lógica y que va fluctuando a lo largo de la historia. No me ha quedado claro al final que es lo que ocurre realmente con Pajalarga y si las vivencias en Montreal son reales o son vividas en la imaginación desde una playa africana, pero tampoco importa porque esta novela me ha parecido como aquellas películas en las que lo que cuentan acaba por no interesarte y te fijas más en los personajes, en sus comportamientos, en cómo actúan e incluso en los escenarios, la decoración y las segundas intenciones para disfrutar evocando ideas personales. Una lectura entretenida, confusa por momentos pero enriquecedora en los planteamientos psicológicos de sus variados personajes y sus actuaciones. Probablemente exista gente así, con esos comportamientos, pero aunque no sean reales, la novela de ficción permite traerlos a un primer plano frente al lector y que juzgue el mismo. De hecho, para apoyar estas reflexiones personales, posiblemente equivocadas, el subtítulo de la novela es «El extraño viaje de una mente confusa».

Para aportar un granito de arena, una errata que se ha escapado en esta edición en la frase «Algunos cortaban las cabezas de las cigalas y las langotas para pagar sólo por el precio de la cola».

miércoles, 12 de julio de 2017

Covalverde, de Santos Jiménez

Santos Jiménez, escritor abulense nacido en 1959 en Cuevas del Valle. Ha escrito varios libros de poesía y dos de prosa: «El vendedor de cerezas» y el que comentamos hoy, «Covalverde». Este libro es una auto publicación y puede ser adquirido contactando directamente con el autor en el correo electrónico casadelashelechosas@gmail.com o en el teléfono 920 38 30 68. Existe un blog del autor que puede accederse desde este enlace.  

En este libro se plasman los recuerdos de las personas mayores del pueblo del autor, Cuevas del Valle, que ha cambiado por Covalverde con la licencia correspondiente de todo autor pero que se identifica inequívocamente por las muchas alusiones a su ubicación y a sus alrededores. El aciago julio de 1936 llegó a este recóndito lugar perdido en la Sierra de Gredos, siendo republicano en sus inicios, cuarenta días y diez ejecuciones, para en breve tiempo cambiar de signo, lo que derivó en un «diez por uno»: hombres, mujeres, niños o ancianos eran designados por tres cabecillas que llevaban la voz cantante, llegando a diezmar un población de mil almas con alrededor de cien que desaparecieron víctimas del horror y ante la vista de sus seres queridos. El autor ha recuperado la memoria de los ancianos de la localidad que le han referido sus recuerdos, algunos de ellos muy vivos a pesar de los años transcurridos, y que relatan no solo los «paseos», las muertes y los lugares de las fosas comunes sino también las vejaciones, palizas, robos y actos violentos que ocurrieron. Los dos bandos hicieron de las suyas en aquellos meses. Las cinco balas que figuran en la portada tienen nombres escritos pero su significado y alcance queda para el curioso lector que se acerque a las páginas del libro.

No se trata de un libro más sobre la Guerra Civil Española, no se busca reivindicación ni revancha, tan solo se relatan una serie de hechos como ocurrieron recordados por sus protagonistas, familiares o personas del pueblo, que los presenciaron e incluso participaron en ellos en aquellos primeros meses de la Guerra Civil Española. Según refiere el autor, muchos de los que en los albores de este siglo comentaron los hechos ya han muerto, pero de alguna forma han recuperado su pasado al quedar en las páginas de este libro: «Lo que se escribe se lee». El autor recrea los paisajes del pueblo y de los alrededores de forma magistral intercalando bellas descripciones con un lenguaje de antaño plagado de vocablos del lugar cuyo significado queda explicado en un mini diccionario al final del libro. Algunos de ellos se le han escapado al autor, como «cendolillo», término que no aparece en el Diccionario oficial de la RAE cuando curiosamente si aparece específicamente en femenino con un significado de «Muchacha inquieta y de poco juicio» ¿Es que no hay MUCHACHOS inquietos y de poco juicio? Aquí queda esta curiosidad. Numerosas situaciones de la dura vida de aquella época en el pueblo bellamente recreadas en las páginas de este libro –a pesar de su tema de fondo– dan soporte a estas historias que pugnan por salir a la luz y ser rescatadas del olvido ochenta años después de que ocurrieran.

Algunas frases entresacadas del texto…
Así andan los viejos mañosos por el campo, esquivando los dolores, haciendo las tareas que han hecho siempre.
…porque se hacía viejo, muy viejo, y dejaba hacer a la naturaleza su necesidad, sin una queja, como corresponde a los solitarios, a los que sufren su soledad en silencio.
Lo de mi amo ocurrió en el mes de octubre de 1936, cuando los cielos se revolvieron con la tierra, las azadas con los fusiles y las mujeres viejas y no tan viejas se cubrieron de negro para siempre. Se cosieron el negro a sus cuerpos para siempre.
Eso se ve en las fotografías de aquellos años, donde casi se adivina quienes fueron los vencedores y quienes los vencidos.
La gente huye de las guerras, ha huido siempre y huirá de esa peste repudiando a quién las urde. Quien las apoya sufrirá antes o después el castigo de la Historia.
Tenía cinco balas en el bolsillo, ocupaban el espacio de una petaca de tabaco, de una cartera, de un reborujo de cuerda, incluso menos. Tan inofensiva reliquia no era ninguna molestia. Todo lo contrario.
Los chopos del río castigaban el aire con sus látigos.
Los pinos se defienden del remolino y silban su pánico por los resquicios del monte.

jueves, 6 de julio de 2017

Trilogía de la Ciudad Blanca Vol. 1 y Vol. 2 - Eva García Sáenz de Urturi

@evagarciasaenz es una autora con muchísimo éxito en la actualidad, ya se reseñó en este blog una de sus obras, Saga Longevos 01, La vieja familia, Eva García Sáenz. En esta ocasión voy a comentar los dos primeros volúmenes de lo que será la trilogía de la ciudad blanca, hace una semana me leí El silencio de la ciudad blanca y ayer terminé Los ritos del agua.

Y voy a realizar un pequeño resumen de mis sensaciones. Como hay muchas personas que no les gusta la calificación de novela negra, yo voy a decir que podemos definir estas como novela policíaca, aunque hay tantos entresijos entre todo lo que se cuenta, que calificarla con un solo atributo me parece pobre, la autora ha realizado un trabajo impresionante para mostrarnos a todos los personajes, con sus historias personales, familiares, laborales, y ubicando en Vitoria–Gasteiz el meollo de las tramas, pero relacionándolo con Cantabria, donde se han producido algunos hechos muchos años atrás protagonizados por algunos de los personajes principales de las tramas.

Estas dos novelas hay que leerlas obligatoriamente en orden, y tienen un personaje central y narrador de la historia que es Unai, pero que todos conocen como Kraken, es un policía ‘perfilador’ que tiene como compañera a Esti (Estibaliz) y que son las dos personas que colaboran y resuelven los casos que se narran, evidentemente acompañados de otros muchísimos personajes, muchos de ellos importantísimos también, y con historias de amor y amistad a raudales, además de las familiares, super-importantísimas.

Es impresionante el detalle con el que se nos narran cada uno de los detalles personales y las aventuras de cada uno de los personajes, también de los que van siendo asesinados, cumpliendo unos ritos muy complejos y antiguos, y la presión que sufren los investigadores de esos asesinatos ‘en cadena’, no ya por evitar más muertes, sino la suya propia,  porque las investigaciones les incitan a pensar que pueden ellos mismos ser objeto de los siguientes asesinatos.

Creo que la autora, ha sabido narrarnos a la perfección los saltos en el tiempo, cuando volvía al pasado para contarnos lo que había ocurrido muchos años atrás y que nos iban ayudando a interpretar lo oscuro que algunos detalles nos parecían.

No entro en más profundidades, cada uno, en el proceso de lectura,  se va a ir haciendo su propia idea de lo que puede ocurrir, pero creo que, por muy imaginativo que sea cada uno de los lectores, nadie se puede imaginar quien y cuál era la motivación definitiva del autor de cada uno de los asesinatos cometidos.


Impresionante imaginación de la autora, y lógicamente quedamos expectantes para cuando salga el tercer volumen de la trilogía.    

martes, 4 de julio de 2017

Sonata de estío, sonata de otoño, de Ramón María del Valle Inclán

Ramón María del Valle Inclán, escritor gallego nacido en 1869 en Villanueva de Arosa. Uno de los grandes narradores y dramaturgos de principios del siglo XX. Estudió derecho pero no mostró interés alguno por ejercer, dedicándose a la literatura y a la vida bohemia, trasladándose a Madrid donde frecuentaba tertulias y cafés, ganando algún dinero con colaboraciones periodísticas y ejerciendo de traductor. En un incidente en 1896 perdió un brazo, lo que añadió una cierta identidad a su manera de vestir y su pelo y barba inusitadamente largos. Considerado parte de la generación del 98 con autores como Unamuno y tras publicar sus famosas Sonatas y adaptarlas al teatro, entra de lleno en el género de la novela aunque con no muy buenas críticas. La década de los años 20 significó su consagración definitiva, destacando «Luces de Bohemia» escrita en 1920 y «Tirano banderas» escrita en 1926. Las cuatro «Sonatas» fueron publicadas entre 1902 y 1905, constituyendo una gran aportación al modernismo, del que es considerado como un maestro como asimismo del esperpento en la literatura. Falleció en Santiago de Compostela en 1935.

En la sonata de estío o de verano, el Marqués de Bradomín en su etapa de juventud realiza un viaje en barco desde Londres a las costas de Méjico. Una aventura romántica en la que trata de olvidar antiguos amores. Allí queda prendado de una nativa, la Niña Chole, a la que sigue por todo el país tratando de seducirla y hacerla suya, a pesar de las advertencias de ella de estar relacionada con un bandolero que además es su padre y que puede cobrar venganza. El encuentro de un refinado burgués europeo con una bellísima criolla transita por diferentes lugares y situaciones tormentosas que aprovecha el autor para recreo del lector incluso en el léxico utilizado. En la sonata de otoño, la acción transcurre en Galicia cuando el marqués va a visitar a su prima Concha, que fue algo más en su juventud y que está próxima a morir. Resurge un viejo romance de juventud con aires nostálgicos y melancólicos en el mismo pazo en que se conocieron hace muchos años y donde traen a su memoria recuerdos propios y de personas con las que se relacionaron.

Delicioso encuentro con este autor, uno de los clásicos de la literatura española y mundial al que no me había acercado. Su imagen personal y su relación con el llamado «esperpento en la literatura» no me atraían en demasía, pero estos dos historias cortas, de poco más de veinte mil vocablos cada una, me han resultado entretenidas y me han permitido añadir a mi acervo unos cuantos, muchos, vocablos novedosos cuyo significado he tenido que ir a buscar al diccionario y en algunos casos a internet por no encontrarlos en él. Prosa magistral, bella, elegante, perfectamente engarzada para construir relatos brillantes y yo diría que hasta con cierta musicalidad. La excelente impresión me llevará a leer las otras dos sonatas y más libros de este autor redescubierto para mí: una ventaja positiva de cumplir con los clubes de lectura que te llevan a leer autores que van siendo pospuestos una y otra vez.

sábado, 1 de julio de 2017

Club de Lectura de ALQS2D (20ª edición)

Finaliza el plazo de esta vigésima edición del club de lectura para la que se había seleccionado el libro «Una habitación propia» de Virgina Wolf.

Como quiera que este libro ya ha sido reseñado en el blog en esta entrada, remitimos a los lectores a la misma para dejar sus comentarios sobre este magnífico libro.

Para el siguiente trimestre, tercero de 2017 y en lo que será la vigésimo primera edición, el libro seleccionado es «El olvido que seremos» de Héctor Abad Faciolince. El día uno de octubre de dos mil diecisiete se publicará la correspondiente reseña en el blog para que los lectores que así lo deseen puedan hacer sus comentarios al mismo.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Recordarán tu nombre, de Lorenzo Silva

@VilaSilva Lorenzo Manuel Silva, nacido en Madrid en 1966, es un conocido escritor español, cometido al que llegó por vocación pues en sus inicios se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y laboró como abogado durante 10 años. Con numerosas novelas, relatos, artículos y colaboraciones en diferentes medios, gran parte de su fama está basada en la creación y evolución de dos simpáticos personajes, Bevilacqua y Chamorro, guardiaciviles, que han protagonizado una serie de ocho o nueve entregas según contemos, siendo la última la titulada «Donde los escorpiones» publicado en 2016 y la antepenúltima «La marca del meridiano» con la que al autor obtuvo el Premio Planeta en su edición de 2012. No es cuestión referenciar aquí toda su obra pero no me resisto a mencionar mi favorita: «La sustancia interior».

Me ha resultado peculiar ver al autor en el oficio de novelista histórico, aunque algunas de sus novelas están basadas en hechos reales debidamente ficcionados. Mostrando al lector las confidencias de como la historia se dio de bruces con él, rememorando el pasado militar de sus dos abuelos, el autor realiza un recorrido pormenorizado por acciones militares españolas que tuvieron lugar en el norte de África en la década de los años 20 del siglo pasado, donde aparecen muchos de los protagonistas que al fin van a confluir en los luctosos hechos que tuvieron lugar en España en 1936, cuando un sector de los militares se levantó en armas contra el gobierno legalmente constituido, lo que tuvo como consecuencias una guerra fratricida que duró tres años y sumió al país en innumerables desgracias personales y materiales. Uno de los personajes es el central y objeto de este relato biográfico, el general, en 1936, de la Guardia Civil José Aranguren Roldán, que fiel a su honor y a su juramento de lealtad hizo frente a los insurrectos en Barcelona y consiguió detener el golpe en sus primeros momentos. El premio a su valor y bonhomía  no fue otro que ser fusilado por los vencedores tres años después. Un hecho «normal» más de una guerra, pues eso es lo que fue y así estuvo planteada desde el primer momento por sus diseñadores.

Esta es la historia de un héroe olvidado. Un hombre que fue capaz de anteponer la lealtad y su sentido del deber a las órdenes de quienes acabarían haciéndose con el poder.

Una cuestión que ha llamado mi atención durante la lectura del mismo es el nombre del personaje: José. En muchos sitios, como se puede ver en las imágenes a continuación, aparece con el nombre de Jesús. Podría ser un hermano pero no he encontrado nada que lo asevere. Entiendo que Lorenzo Silva ha bebido en las fuentes directas de sus descendientes, por el que el nombre de José tiene todos los visos de ser el correcto. La primera imagen a continuación está extraída del índice de un libro, al parecer publicado por el Ministerio de Defensa y coordinado por Javier García Fernández, titulado «25 militares de la República».



«Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla»

Según decía mi estimado profesor de la Universidad Carlos III de Madrid Ángel Bahamonde —citado en la bibliografía— en uno de sus magníficos cursos, «durante la contienda hubo empate a uno en actos y fusilamientos, pero en la prórroga, los vencedores "ganaron" por goleada». Es este libro un relato delicioso para personas que les guste la historia en general y la de estos hechos en particular, pero que seguramente resultará descorazonador para los que no quieran «hablar más de este asunto» o incluso tengan simpatías por los vencedores, porque los hechos relatados son los que son y aunque la historia es siempre interpretable, en este caso deja poco lugar para la duda. Estupenda la bibliografía final con la que nos obsequia el autor entre la que no dudo en destacar el magnífico «Tres días de Julio» de Luis Romero y a otro autor por el que cualquiera que le haya leído sentirá devoción: Manuel Chaves Nogales. Un relato fresco y entretenido como no podía ser de otra manera si ha salido de la pluma de este autor en la que aprenderemos mucho de nuestra historia y servirá de pequeño homenaje a este héroe olvidado que  …

No lo recuerda el cuerpo al que perteneció, amó y dedicó su vida. No lo recuerda la ciudad en la que nació, ni esta donde vivió y fue querido y respetado por su carácter y su labor, hasta que esa estima dejó de convenir. No lo recuerda el país al que sirvió y por el que expuso y perdió su vida, y tampoco muchos de quienes se dicen custodios de la memoria de la República cuya proclamación favoreció y a cuyo servicio quedó hasta su día último. No lo recuerda, en fin, esa ciudad de Barcelona a la que con su sentido del deber, su lealtad y su coherencia, salvó de caer en manos de los sublevados que querían imponerle su voluntad. Ni lo recuerda esa Generalitat de Cataluña a la que obedeció y que, de no ser por él, es probable que hubiera quedado abolida tres años antes de lo que lo fue, y que hubiera visto cómo fusilaban a su «president» en los fosos de Montjuïc sin juicio y cuatro años antes de cuando lo hicieron.

sábado, 27 de mayo de 2017

Las desterradas hijas de Eva, de Consuelo García del Cid Guerra

Consuelo García del Cid Guerra (Barcelona, 1958) es directora del periódico digital Tenemoslapalabra. Durante los años 70 y 80 colaboró como cronista con Ajoblanco, El Viejo Topo y Ozono. Cofundó la revista literaria Orto. Sus obras de investigación-denuncia sobre casos de abusos y maltrato a mujeres y robo de niños en centros públicos durante el franquismo «Las desterradas hijas de Eva» y «Preventorio de Guadarrama. La voz de la Memoria» (Editorial Anantes) han tenido una amplia cobertura televisiva en Espejo público de Antena 3. Autora del libro de relatos «Por lo que hemos sido» (1980), formó parte como poeta en la «Antología Nueva Poesía Castellana» (1979) y en la «Antología Peliart» (1980). Fue premio de poesía Literaducto (1979) y finalista del premio de Novela Elyssée por su obra «Una enjundia de nada» (1978). Es autora de la novelas «Al ladrón», «No me olvides», «Te la quitaré aunque esté muerto» y «Librada», así como de los ensayos políticos «Ruega por nosotras» y «Camino de la justicia». (Texto recogido de la solapa de portada del libro).

La siguiente sinopsis está recogida de la tapa posterior del libro. Mientras España dejaba atrás la dictadura y vivía con pasión su Transición democrática, los aires de cambio llegaron mucho más tarde para un numeroso grupo de mujeres jóvenes. Abusos, maltratos físicos, humillaciones, incluso robos impunes de sus propios hijos constituían la ley cotidiana en tenebrosos centros de privación de libertad para mujeres jóvenes, como la llamada Maternidad de la Almudena. Unos siniestros muros entre los que malvivían adolescentes cuyo único "pecado" fue atentar contra las buenas costumbres al bailar agarrados, fumar a escondidas, tener relaciones sexuales, replicar a un padre autoritario o quedarse embarazadas. Ha tenido que pasar mucho tiempo, demasiado, para rescatar del olvido la historia de aquellas mujeres. Por fin ha llegado el momento de contar esa verdad. Esta es la dolorosa crónica de un pasado reciente todavía trágicamente desconocido. Una asignatura pendiente de esta democracia, que aún aspira a una dignidad moral que la historia y millones de personas todavía exigen.

Los testimonios que se suceden uno tras otro en los diferentes edificios desgarran la mente del lector que se resiste a seguir leyendo. Niñas y adolescentes, «jóvenes caídas o en riesgo de caer» en el argot del régimen, eran «recogidas» por el «Patronato», muchas veces a instancias de sus propios padres, donde vivían días de horror infligidos por figuras que se suponían de referencia como eran sacerdotes, religiosas, médicos o similares. Sitios tristemente famosos como El Preventorio del dr. Murillo en Guadarrama (Madrid) o La Maternidad de la Almudena, en Peñagrande (Madrid) entre otros muchos ubicados en la geografía nacional competían por ser los más temidos por las internas por sus prácticas cuasi carcelarias cuando no de verdaderos campos de concentración. Los testimonios son terroríficos y más cuando se conoce que el asunto se alargó hasta principios de los años ochenta, cuando se supone que la democracia llevaba años instaurada en el país. Y todo esto conecta por si fuera poco con el tema de los «bebés robados» práctica que suponía pingües beneficios a unos cuantos desalmados que se aprovechaban de estas niñas y adolescentes, robándolas sus hijos, mientras las autoridades competentes miraban para otro lado cuando no fomentaban estas prácticas, insisto, no solo en la época franquista sino bien entrada la democracia. Otra asignatura pendiente de las muchas que quedan por cerrar de aquellos «oscuros años».


sábado, 20 de mayo de 2017

No molesten, por favor de Ricardo Ruiz de la Sierra

Ricardo Ruiz de la Sierra nació en Madrid en 1961 en una familia de muchos hermanos, doce, siendo él el que hacía el número 10, lo que sin duda fue un acicate para desarrollar el magín y poder salir adelante. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid, huye de Madrid para establecerse en Medina del Campo trabajando como funcionario para la Junta de Castilla y León y aprovechando el tiempo para desarrollar su afición por la literatura. En el 2001 auto publicó su primera novela, una novela histórica que lleva por título «La triste reina» reseñada en este blog. Actualmente reside en San Lorenzo del Escorial donde coordina las actividades literarias del ateneo Escurialense y se enreda y compromete con todo lo que suponga actividad literaria e intelectual. El libro que comentamos hoy, «No molesten, por favor», ha culminado el sueño del autor de ver publicada una obra suya por la editorial Entrelíneas editores y en este enlace puede verse su presentación en Madrid el pasado mes de marzo de 2017. Cuenta en su haber con ocho publicaciones entre las que podemos destacar «El funcionario prudente», de 2013 y «Sanatorio de Oficiales», de 2012, ambas reseñadas en el blog y otros cuentos y ensayos, alguno de ellos como «Diario entre novelas» de 2004 que incluye un CD con canciones compuestas e interpretadas por el propio autor.

La historia que nos presenta el autor en este libro es un relato tremendamente actual que tiene como protagonista a Luis, cuya vida completa y sus rasgos de personalidad quedan perfectamente reflejados en el libro y son el eje sobre el gira el resto de personajes y los numerosos sucedidos que jalonan este ensayo novelado que tiene lugar en Madrid y pueblos de la sierra madrileña. Los padres de Luis y su actividad económica en el pueblo, su infancia, su adolescencia, su trabajo, sus novietas, su boda ya con mucha edad con Carmen, el nacimiento de su hija Valentina, sus peleas conyugales, su separación, sus conversaciones con su nuevo amigo Maxi… irán desgranando situaciones y reflexiones profundas acerca de la sociedad y los modos de vida actuales hasta desembocar en un desenlace inesperado o más bien varios desenlaces inesperados que lógicamente no se pueden desvelar aquí.

Una vez más Ricardo Ruiz de la Sierra saca a la luz una narración inconformista y provocadora. No estamos, de ninguna manera, ante un relato de los muchos que proliferan en la narrativa actual para pasar el rato. El lector que se acerque a sus páginas sufrirá o disfrutará de un continuo asedio de ideas y reflexiones a cada cual más profunda que tendrá que procesar si quiere seguir leyendo. Multitud de situaciones cotidianas, de refranes o frases célebres aparecen en sus líneas dando oportunidad a la reflexión personal, compartida o no con el autor. Si bien muchos de los hechos pudieran parecer tristes o negativos, el trasfondo real desvela una enorme positividad ante la vida y su afrontamiento que nos vendrá bien para aprender, si cabe, en cabeza ajena experiencias que serán un rico acervo en nuestro devenir. El lenguaje narrativo es claro, algo atropellado a veces por la profusión de datos y rico en el uso de la lengua. Un libro muy provechoso y recomendable en el panorama actual, en el que he aprendido dos nuevos vocablos que desconocía: «hazana» que pudiera parecer una errata pero que significa labor o tarea y «caquécticos», término médico que denota estado de extrema desnutrición producido por enfermedades consuntivas, como la tuberculosis, las supuraciones, el cáncer, etc. etc.

jueves, 18 de mayo de 2017

Puerto escondido - Maria Oruña

María Oruña es una abogada que nació en Vigo, su padre, cántabro de nacimiento, debió ser un motivo importante para que haya visitado con mucha frecuencia la Comunidad de Cantabria, y en esta región está ambientada la primera novela de esta autora, dentro del género de novela negra y que es el primer título de la colección Crimen y Misterio.

En la novela se nos cuentan dos historias que se alternan en dos tiempos diferentes, una de ellas se desarrolla en la actualidad, y nos cuenta el hallazgo de un cadáver de un bebé emparedado en el sótano de una casona colonial, villa marina en Suances, a pie de playa y que hereda el jóven Oliver de su familia. Cuando Oliver decide transformar la casa en un hotel y tras el descubrimiento del cadáver, comienzan a sucederse diversos asesinatos en la zona, en sitios tan emblemáticos, además de Suances, como Santillana del Mar, Comillas o Santander, que ponen en jaque a la sección de investigación de la Guardia Civil y al propio Oliver, para descubrir al asesino.

En paralelo con la narrativa de la actualidad, se nos cuenta, en forma de diario, y partiendo de los tiempos de la Guerra Civil Española, todo lo acaecido en el pasado y que van a proporcionar la claves para comprender todo lo sucedido en la actualidad.

Es una trama que te atrapa desde la primera página, resulta amena y muy entretenida, y un aliciente muy importante es la zona donde está ambientada, si conoces la bella Cantabria, te recreas evocando esos lugares, y si no los has visitado, seguro que te impulsa a visitar esa maravillosa tierra. Y una vez concluida la lectura, te quedas ya con las ganas de iniciar la segunda novela de esta autora, 'Un lugar a donde ir', que también está ambientada en la misma comunidad autónoma.

Un gran placer disfrutar de una autora nueva que te haga gozar tanto con la lectura.

martes, 9 de mayo de 2017

Numancia, de José Luis Corral Lafuente

José Luis Corral es uno de los más reputados escritores en asuntos de novela histórica, con cerca de una treintena de obras, algunas de las cuales han sido reseñadas en el blog y pueden consultarse utilizando el buscador. Aragonés nacido en Daroca en 1957, es doctor en Historia y catedrático de Historia Medieval en la universidad de Zaragoza, autor de numerosos artículos y colaboraciones en prensa, radio, televisión y cine. Obtuvo la medalla de plata en el XXXIV Festival Internacional de Cine y Televisión de Nueva York y fue asesor histórico de la película «1492. La conquista del Paraíso» dirigida por Ridley Scott.

Sobre una historia ficticia de profunda amistad entre un celtíbero, Aracos, y un romano, Marco Tulio, al que acompaña como ayudante y amigo en numerosas batallas de las legiones de Roma en varios frentes, el autor va dando contenido a las escaramuzas entre celtíberos y romanos que se prolongaron a lo largo de veinte años, que fueron los que tardaron los romanos en doblegar a los habitantes de la ciudad de Numancia, que infringieron numerosas derrotas y afrentas a las romanos. «Roma siempre vuelve» era la frase que esgrimía Aracos, que sabía que su final y el de los suyos llegaría tarde o temprano porque el Senado Romano enviaría una y otra vez sus legiones hasta doblegar a los numantinos, como así ocurrió. La resistencia numantina constituyó un hito en la historia aunque estaba de antemano abocada al fracaso, definición que ha quedado en el diccionario de la lengua que dice tratarse de la persona «que resiste con tenacidad hasta el límite, a menudo en condiciones precarias». Hay tres partes diferenciadas en la historia. En los primeros momentos Aracos se enrola en el ejército romano al lado de Marco y combatiendo contra sus propias tribus celtíberas aunque luego la acción se traslada a Roma y Cartago en batallas en las que Aracos irá tomando experiencia en las formas de hacer de las legiones romanas. En una segunda parte, vuelve a su tierra donde su padre le convence para tomar esposa y ser un humilde agricultor pero pronto el código de honor de su padre le llevará de nuevo al combate, primero al lado de Viriato y posteriormente en la defensa de Numancia.

Es mi segunda lectura de esta historia que leyera por primera vez en 2006. Nuevamente mi devoción por este autor me ha hecho disfrutar de la historia al tiempo que he enriquecido mis conocimientos históricos de este suceso del pasado. La historia es amena y los hechos se van sucediendo incluso en la lejanía de la propia ciudad para dar una idea al lector de la situación de la época tanto en Hispania como en Roma relatando hechos reales en los que se ven inmiscuidos los personajes relevantes, para confluir todos en los hechos de Numancia. Una obra en la línea de las muchas de este autor que se lee con gusto viéndose el lector transportado a los mundos y las situaciones descritas. Las aclaraciones finales, costumbre del autor, de que hay de verdad y que hay de ficción en el relato nos dejará un buen sabor de boca con lo que hayamos aprendido con rigor histórico sobre hechos que ocurrieron hace 2150 años, y quizá nos entren ganas, siempre dentro de nuestras posibilidades, de visitar los restos de esta simbólica plaza o leer otros libros sobre el tema. Además, en estas fechas y hasta el nueve de julio de 2017, en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares, tiene lugar una interesante exposición sobre el tema titulada «Schulten y el descubrimiento de Nvmantia»´. Información en estos momentos sobre la misma en este enlace.

sábado, 6 de mayo de 2017

Mahoma, profeta y hombre de estado, de W.M. Watt

William Montgomery Watt es un escritor escocés nacido en 1909. Su padre fue ministro de la iglesia de Escocia y él mismo fue ordenado ministro. Es considerado como uno de los grandes conocedores e intérpretes del mundo árabe e islámico en occidente habiendo impartido estudios de este tema como profesor de la universidad de Edimburgo. Muchos de sus escritos son considerados clásicos en estos temas siendo una autoridad en biografías de Mahoma como el libro que comentamos y otros dos más extensos titulados «Muhammad at Mecca (1953)» and «Muhammad at Medina (1956)».

El libro es un detallado recorrido por la vida de Mahoma en el que a través de sus nueve capítulos detalla de forma pormenorizada lo que se conoce sobre la vida del profeta en sus dos facetas, la religiosa y la política, magistralmente imbricadas en el contexto y las características de la época. Los títulos de los capítulos son: El huérfano dotado, La llamada a la misión profética, Oposición y negativa, La emigración a Medina, La provocación a los mequíes, Fracaso de la réplica mequí, A la conquista de La Meca, Dueño de Arabia y El valor de Mahoma.

Se trata de unos de los libros recomendados por la profesora María Jesús Fuente en un curso monográfico de la Universidad Carlos III de Madrid titulado «Una historia de los pueblos árabes (Siglos VII al XVI)». Su lectura es una buena base para comprender la conformación del Islam en sus inicios. Un libro técnico y equilibrado, en el que al autor describe la biografía de Mahoma, en sus dos facetas de profeta religioso y de hombre de estado, a partir de los pocos datos fiables existentes e integrándola en el conglomerado social de la época en la península arábiga. Multitud de nombres de difícil comprensión para lectores no avanzados pero se trata de un texto que fija unas condiciones históricas que despertarán sino un interés literario si uno histórico en el lector, que deberá abstenerse de utilizar connotaciones actuales para comprender los hechos. Uno de los personajes destacados de la historia de la humanidad cuya biografía es interesante conocer.

viernes, 28 de abril de 2017

El sueño más dulce, de Doris Lessing

Doris May Tayler de soltera y Doris Lessing tras su segundo matrimonio, nació en Persia, la actual Irán, en 1919. Obtuvo la nacionalidad británica y fue la ganadora, con mucha controversia, del Premio Nobel de literatura en la edición de 2007, seis años antes de su muerte que tuvo lugar en 2013 en Londres a los 94 años. También obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2001. Doris Lessing refleja en su obra muchos aspectos de su biografía y vivencias personales haciéndonos llegar a través de sus escritos su experiencia africana en su infancia y sus pensamientos en aspectos sociológicos de la vida. En 1950, ya en Londres, alcanzó la fama con la publicación de su primer libro «Canta la hierba» y por ser tildada de liberal y comprometida con ciertas causas emergentes en aquella época, se le prohibió la estancia en toda África del Sur y especialmente en Rhodesia, actual Zimbabue. Una de sus obras más conocidas es «El cuaderno dorado», que llegó a los lectores en 1962 y se convirtió en un símbolo de reivindicaciones feministas.

El relato tiene dos momentos claramente diferenciados. La primera parte transcurre en el Reino Unido donde se suceden historias familiares que tienen como protagonistas centrales, entre otros, a Frances, su marido Johnny, del que está divorciada pero que sigue en su vida y la madre de este, Julia, de ascendencia alemana y que se casó tras la guerra con un aristócrata inglés, mutilado en la contienda. La casona de Julia, en la que está acogida Frances y sus hijos, es un tumulto de jóvenes que por diferentes razones se encuentran acogidos viviendo allí. Una de ellas es Sylvia, hija de un segundo matrimonio de Johnny, que presenta una personalidad débil y enfermiza pero que suscita un especial cariño en su abuela, Julia. Con el tiempo, la acción se traslada a una zona perdida en el interior de un imaginario país africano, donde Sylvia acude como médico y sufre todas las penalidades físicas y emocionales de una zona paupérrima donde un simple vaso de agua supone un verdadero problema. Lidiará con chamanes, políticos y personas de la aldea, pasará por enormes penalidades para desarrollar su labor y al final volverá a la que fue su casa en Inglaterra acompañada de dos niños desheredados a los que salva de una muerte segura y quiere convertir en hombres de provecho. Los acontecimientos se suceden a gran velocidad en el último tramo de la novela sin que puedan ser desvelados aquí, teniendo que ser descubiertos por el lector.

El lector pone ante sí una obra enorme, monumental, publicada en 2007, con 544 páginas y 170.000 vocablos donde se plasman en clave de ficción acontecimientos reales del mundo occidental y de la África profunda con los años sesenta y setenta del siglo pasado como eje central. La autora reparte críticas a diestro y siniestro, sin escatimar comentarios a los grandes problemas del tiempo en que se desarrolla la acción. Magistral en el desarrollo de la parte africana, el lector asiste en vivo y en directo a la miseria más profunda y los problemas de los habitantes de una aldea en la que se ceba la pobreza e incluso el SIDA. Como crítica, en la parte primera de la novela que transcurre en Inglaterra, me ha parecido excesivamente reiterativa en mostrarnos las relaciones, y sobre todo las comidas, familiares en la vieja casona inglesa, donde se puede llegar a perder el hilo en los personajes de esa heterogénea familia y sus allegados o invitados. Julia, Frances y Sylvia, tres mujeres, tres mundos, son la base de múltiples personajes, múltiples historias y múltiples relaciones en dos escenarios que harán la delicia de los lectores que gusten de las técnicas descriptivas y sean capaces de «meterse» en los mundos que recrea la novela: la casona inglesa y la vida africana. Una lectura deliciosa, una enjambre de temas controvertidos que siguen sin resolver y parece que no se resolverán nunca pero que dejan buen sabor de boca a su finalización por su tratamiento en el relato. Un libro que yo recomendaría empezar a leer por la mitad, al comienzo de la parte africana, prescindiendo de toda la primera parte.
Bien. Uno puede envejecer por decisión propia. Se encuentra en una encrucijada, señora Lennox. Si decide que es vieja, se morirá. Por otro lado, también puede decidir no envejecer, al menos por el momento.
Usted no es vieja. No necesita un médico. Voy a recetarle vitaminas y minerales.—¡Vitaminas!—¿Por qué no? Yo las tomo. Vuelva dentro de cinco años y entonces discutiremos si le ha llegado la hora de envejecer.
Sylvia se dirigió a su habitación con cautela, como si temiera licuarse igual que un postre de gelatina.
En las instituciones, los pueblos, los hospitales y las escuelas, a menudo hay una persona que es el alma del lugar, bien un directivo, bien un portero o la criada de un cura. La muerte de Rebecca ocasionó la de la aldea entera.
Algunas personas, poco antes de morir, adoptan el mismo aspecto que ofrecerán cuando mueran: el pellejo se les pega al esqueleto. La cara de Joshua era puro hueso, con la piel marchita hundida en los huecos. Abrió los ojos y se humedeció los sucios labios con una lengua agrietada.

viernes, 7 de abril de 2017

La tierra que pisamos, de Jesús Carrasco

Jesús Carrasco nació en Olivenza, Badajoz en 1972. En su infancia se trasladó con su familia al toledano pueblo de Torrijos donde permaneció hasta 2005 en que fijó su residencia en Sevilla donde vive actualmente. Es licenciado en educación física pero le tiran más las letras habiendo trabajado en el mundo de la publicidad como redactor. En 2013 publicó su primera novela, «Intemperie» que causó un gran impacto tanto en el panorama nacional como internacional y que ha sido editada en varios países, pudiendo leerse su reseña en este blog pulsando en este enlace. En 2016 publicó su segundo libro que es el que comentamos en esta entrada.

El mundo rural se entremezcla con historias de guerra y campos de concentración. Iosif es un coronel sanguinario del ejército alemán que está muy impedido y es cuidado por su mujer, Eva Holman, a pesar sufrir continuas vejaciones con voz y gestos, ya que su movilidad es prácticamente nula. Viven retirados en una finca radicada en un lugar indeterminado de Extremadura protegidos por el cónsul y soldados alemanes, que giran casi a diario una visita para comprobar que no hay ningún problema. Un día aparece en la finca un personaje peculiar, desharrapado y que apenas habla, cuyo nombre es Leva y arrastra una historia espeluznante en un campo de trabajo en el que morían los hombres extrayendo madera para fabricar traviesas ferroviarias. Poco a poco Eva irá aproximándose a Leva con gran riesgo si es descubierta para ir descubriendo la desgarradora historia de su vida.

En su segunda novela, el autor nuevamente gala de un cuidado estilo personal manejando una prosa concisa y de gran calidad para desgranar las situaciones más estremecedoras. El lector va poniendo imágenes a la narración entrando en un mundo doloroso realista de situaciones que aún no están lo suficientemente lejanas en el tiempo y que están recrudeciéndose actualmente en muchos lugares del mundo. El autor retrata impecablemente la infinita capacidad de resistencia del ser humano. Libro corto, de lectura rápida, pero de una intensidad tremenda cuya dureza no dejará tranquilo al lector. Mis expectativas eran altas tras haber leído en dos ocasiones «Intemperie» y por aquello de que todas las comparaciones son odiosas, este segundo libro no llega al nivel del primero si bien dejando constancia del buen oficio del autor.

martes, 4 de abril de 2017

Como de la familia, de Paolo Giordano

Paolo Giordano es un autor italiano nacido en 1982 en San Mauro, Turín. Aunque de pequeño soñaba con ser músico, resultó licenciado con las máximas calificaciones en Ciencias Físicas, en la especialidad de Interacciones Fundamentales, graduándose cum laude por su tesis en la Universidad de Turín y habiendo realizado investigaciones muy específicas en este campo: En 2008, con 26 años, alcanzó un gran éxito editorial con su primera novela titulada «La soledad de los números primos», que fue posteriormente llevada a la gran pantalla. En 2012 publicó «El cuerpo humano” y más tarde, en 2014, la novela que hoy nos ocupa, «Como de la familia», cuyo título original es «Il nero e l’argento». Su página web , en italiano, está en construcción y no arroja información en estos momentos sobre su vida y su obra. Colabora en revistas como Gioia publicando numerosos relatos.

Una pareja joven es más dependiente de lo que cree de una mujer, la señora A., que cuida su casa y su hijo y es como de la familia. La felicidad se resquebraja cuando la señora A. deja de estar en sus vidas debido a una enfermedad grave, con lo que el matrimonio tiene que enfrentarse a numerosas situaciones que hacen temblar los cimientos de sus planteamientos acerca de la vida en común.

En tan pocas páginas, 139, y vocablos, 28.854, el autor desgrana las situaciones cotidianas de una familia actual, planteando situaciones convencionales que florecen cuando el contexto tiene un giro radical al faltar la señora A. en sus vidas y la de su hijo. La armonía construida en el hogar no era tan sólida sino que tenía una gran dependencia de esta niñera alrededor de la cual transitaba la vida del matrimonio. Es el marido el que narra en primera persona descubriendo sendas inexploradas que es necesario recorrer en la nueva situación familiar. Muchos matrimonios verán reflejadas gran parte de las vivencias, sin ninguna duda, tomando conciencia de que su situación es más precaria de lo que a primera vista parece con lo que cualquier suceso puede desencadenar situaciones inimaginables a los que no saben cómo se enfrentarían. El relato puede llegar inquietar y aflorar las inseguridades si el lector se mete en la piel de alguno de los personajes y le da por pensar si aquello a lo que asiste le ocurriera a él o ella mismos. El personaje de la señora A. está muy logrado, con una gran cantidad de matices en sus diferentes desempeños a lo largo de la historia e incluso cuando la palabra «cáncer» aparece en su vida. Para finalizar, decir que leí «La soledad de los números primos» en 2009 y en mis notas tengo que, quizá por las altas expectativas, me defraudó un poco. En el caso del presente libro, me ha gustado por la profundidad de los planteamientos desde un lenguaje cuidado y ameno y también por su concisión, lo que hace que se lea en poco menos de dos horas: a mí no me llegó a un viaje de ida y vuelta en autobús.

sábado, 1 de abril de 2017

La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson

Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo, Escocia, en 1850 sintiendo desde niño la llamada de la literatura y llegando a convertirse en un notable novelista, ensayista y poeta con varias de sus obras convertidas en clásicos de la literatura infantil, juvenil y de cualquier edad. Por enfermar de tuberculosis, su vida fue un continuo viaje en busca de climas apropiados, en Europa y América, lo que sirvió de base temática a varios de sus libros. Sus novelas de aventuras, como esta que comentamos hoy, le hicieron alcanzar mucha popularidad en su época, pues contenían siempre un trasfondo moral y educativo, llegando a entrar en temas novedosos para su época como en su novela «El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde» publicada en 1866. Su obra es muy extensa y a lo largo de ella y en diferentes géneros literarios demostró su talento fundamentado en una prosa brillante. Murió en las islas Samoa en 1894 a la edad de 44 años dejando un gran legado literario. Muchas de sus obras han sido llevadas en varias ocasiones a la gran pantalla.

La historia comienza en la taberna-posada «Almirante Benbow» regentada por la madre de Jim Hawkins, un mozalbete que nos narrará la historia como activo participante en la misma. Llega a la posada un curioso personaje relacionado con el mundo de los piratas portando un cofre cerrado. Este personaje atraerá a otros piratas que les buscan con ahínco por ser portador del plano de un tesoro del archiconocido capitán Flint. A la muerte de este personaje, Jim y su madre, con gran peligro de su vida abren el cofre, toman algo de dinero para compensar los gastos habidos y sobre todo un paquete envuelto en un hule que es el meollo de la cuestión que van buscando todos. Jim contactará con el señor Trelawney y el doctor Livesey, que flotarán la goleta «Hispaniola» para hacerse a la mar en busca de la isla donde se encuentra enterrado el tesoro. Aunque el capitán de la goleta, Smollet, es honrado y cabal, entre la tripulación ha conseguido enrolarse como cocinero John Silver, pirata cojo con una pata de palo y sin escrúpulos, que sabe de qué va la travesía y se amotinará en el momento adecuado para hacerse con el botín. Alcanzada la isla, las escaramuzas entre los dos bandos se suceden con diferentes alternativas y protagonistas hasta la culminación de la historia.

Quince hombres sobre el cofre del muerto…
¡Ja, ja, ja! ¡Y una botella de ron!

A mediados de los años cincuenta del pasado siglo XX, la editorial Bruguera puso en el mercado la colección «Historias Selección». Una idea pionera que combinaba texto y viñetas, en blanco y negro en los primeros volúmenes, y que fue recogiendo y adaptando títulos clásicos de la literatura universal y de películas famosas de la época. Cada tres o cuatro páginas de texto se insertaba una de viñetas a modo de resumen de lo leído. La colección tuvo varias épocas llegando a sobrepasar los 200 volúmenes. Conservo alguno de ellos en mi biblioteca --- El Cid Campeador, Sissi y el vals de Strauss y Vida de los Apóstoles—, aunque no el de «La isla del tesoro» que debí leer según mis recuerdos alrededor de la edad de once años. Fue sin duda una idea brillante y una forma de introducir a los jóvenes en el mundo de la lectura de clásicos o también de temas religiosos, muy apoyados por el gobierno imperante en España en aquella época.


He disfrutado como un niño con la lectura de nuevo de este relato fantástico de piratas y tesoros, recordando la historia tantos años después y volviendo a imaginar, ahora en color y con más riqueza las imágenes que en aquella época se limitaban a las propias viñetas y en blanco y negro. Una magnífica historia muy bien contada que se saborea con deleite y fruición aún a sabiendas de antemano su final, al recorrer las situaciones por las que va pasando el protagonista y narrador Jim y todos los «buenos» y los «malos» en su búsqueda del tesoro. Como regalo adicional, un aplauso para la traducción de A. Fuertes que he utilizado en mi lectura por darme a conocer varios vocablos nuevos del siempre inacabable léxico español. Un libro clásico que viene bien recordar y que seguramente me animará con algunos de corte parecido como ya hiciera en este Club de Lectura con las aventuras de la ballena «Moby Dick» reseñado en esta entrada. Decía Isaac Asimov que… «Además, si diez mil personas leen el mismo libro al mismo tiempo, no obstante cada una de ellas crea sus propias imágenes, sus propias voces, sus propios gestos, expresiones y emociones. No será un solo libro, sino diez mil libros» frase que podemos aplicar a la lectura de un mismo libro por una persona en diferentes momentos de su vida.

Algunas frases entresacadas del texto…
Al abrir el baúl del pirata muerto… Debajo de ellos comenzaba el desorden: encontramos un cuadrante, un cubilete de estaño, varios paquetes de tabaco, dos pares de magníficas pistolas, una barra de plata, un antiguo reloj de bolsillo, algunas fruslerías sin valor, casi todas ellas de procedencia extranjera, una brújula de cobre y cinco o seis conchas raras de las Indias Occidentales
…,la verdad era que, de los veintiséis hombres que íbamos a bordo, sólo podíamos contar con siete; y de esos siete, uno, yo, era casi un niño, de manera que en realidad éramos seis y cuarto contra diecinueve.
La Hispaniola se balanceaba incómodamente, y sus imbornales tragaban grandes bocanadas de espuma. Los bandazos eran fuertes y bruscos; los botalones chirriaban, el timón daba recios golpes, que retumbaban como mazazos, y el navío entero retemblaba y crujía como una fábrica. Tuve que agarrarme con fuerza al barandal de la borda,…

sábado, 25 de marzo de 2017

Presentación en Madrid del libro «Por una rosa»


@javier_ruescas @_LauraGallego @benistofeles @JuanGomezJurado En el magnífico espacio de la Fundación Telefónica de la Gran Vía madrileña tuvo lugar ayer viernes 24 de marzo de 2017 la presentación del libro recientemente publicado «Por una  rosa» cuya reseña podemos leer en este enlace. Estaba prevista la presencia de dos de los autores, Javier Ruescas y Benito Taibo pero este último tuvo un problema familiar que le dejó varado en su residencia en Méjico. Aun así envió un emotivo audio que pudo ser escuchado por todos los presentes.


La presentación corrió a cargo del escritor Juan Gómez-Jurado que con su gracejo y chispa habitual condujo el encuentro estableciendo un entrañable diálogo inter generacional entre un autor joven como es Javier Ruescas, acercándose a la treintena y el propio Juan que se quiso hacer mayor cuando se está acercando a la cuarentena. Estaba presente también la ilustradora del libro, Mar Blanco, que durante el acto ejecutó una bella lámina a la acuarela que fue sorteada al final entre los asistentes, cortesía de la editorial que estuvo presente en todo momento de forma admirable en un segundo plano. A base de preguntas y reflexiones cruzadas, dos grandes de la literatura española actual, Javier y Juan, Juan y Javier, desgranaron, sin hacer spoiler, el libro y salieron a la luz numerosas anécdotas y pensamientos del autor en el desarrollo y culminación del proyecto, que ha visto la luz coincidiendo con el estreno de la nueva versión de la película de La Bella y La Bestia en las salas cinematográficas, coincidencia que en palabras del propio autor no ha sido casual y ha supuesto a los autores y al equipo editorial una carrera contra reloj.


Algunos reconocidos autores como Blue Jeans, Ana Campoy o Manu Carbajo entre un público mayoritariamente juvenil, seguidor en las redes e incondicional de Javier Ruescas, abarrotaron la sala, a la que se accedía con entradas previamente solicitadas a través de la web. Al final del acto cosieron materialmente a preguntas al autor, entremezcladas con otras llegadas a través de Twitter, hasta que no hubo más remedio que cortar para pasar a la firma de ejemplares por el autor, que tenía visos de no acabar nunca como puede comprobarse en la fotografía inferior. El acto pudo ser seguido en directo por streaming e incluso fue retransmitido a través de Instagram por alguno de los presentes, donde pude comprobar numerosas conexiones desde América, continente donde Javier Ruescas tiene numerosos seguidores.

Para aquellos interesados,  todo el acto está disponible en la web de la Fundación Telefónica en este enlace.



viernes, 24 de marzo de 2017

La casa de los amores imposibles, de Cristina López Barrio

Cristina López Barrio estudió derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Simultaneó su trabajo como abogada especializada en propiedad intelectual con la literatura, dándose a conocer con una obra dedicada al mundo juvenil titulada «El hombre que se mareaba con la rotación de la Tierra (2009)», con la que obtuvo el segundo premio Villa Pozuelo de Alarcón. Con el libro que nos ocupa hoy, «La casa de los amores imposibles (2010)» pasó a la narrativa para adultos llegando a alcanzar cierto éxito y ver su libro traducido a quince idiomas. Con posterioridad ha publicado «El reloj del mundo (2012)», «El cielo en un infierno cabe (2013)» y «Tierra de brumas (2015)». Más información biográfica y general sobre esta autora en el apartado «Quién soy" de su página web.

Clara Laguna, la de los ojos de trigo, es una bella muchacha adolescente que vive con su madre, tuerta, conocida como la bruja Laguna, en un pueblo castellano a finales del siglo XIX. Clara ha sido advertida por su madre de que su familia arrastra una maldición que tendrá continuidad en ella. En otoño llegan cazadores al pueblo y entre ellos un hacendado andaluz que se prenda de Clara, la seduce y acaba dejándola preñada. Promete volver al año siguiente pero antes de partir la compra una hacienda en las afueras del pueblo, que Clara llamará la Casona Roja, en la que se desesperará año tras año esperando la vuelta de su enamorado. Aprovechando su belleza decide abrir un lupanar que le reportará pingües beneficios a la vez que comentarios funestos de los habitantes del pueblo y sobre todo del cura local, el padre Imperio, todo un personaje. El relato avanza con los descendientes de Clara, Manuela, Olvido, Margarita… hasta mediados del siglo XX, relatando las vicisitudes y relaciones de la familia, que ha conseguido un buen nivel económico pero sigue sin ser aceptada en el pueblo. Historias de pueblo, de amores y de odios, de guisos y lavandas, se desarrollan vertiginosamente para dejar constancia de la vida de esta familia y sus mujeres que una tras otra van perpetuando la maldición.

Es este uno de los libros sobre los que te auto preguntas como te ha pasado inadvertido a pesar de llevar siete años publicado. Ha sido a través de una recomendación personal el entrar en contacto con él; el comentario que me hicieron fue que lo leyera porque con toda seguridad me iba a gustar el lenguaje empleado y… acertó de pleno. La portada y el título llaman la atención, sin duda, pero lo importante de su contenido no es tanto la historia que cuenta sino COMO la cuenta, en un ejercicio de realismo que nos recuerda a los grandes autores de la literatura universal del siglo XVIII o los más cercanos, también muy grandes, del denominado «realismo mágico» de mediados del siglo XX. Imaginación a raudales, situaciones cotidianas impregnadas de magia, religión y relaciones humanas para conformar una serie de personajes, unos más y otros menos, con un trasfondo psicológico atrayente y cautivador. El estilo narrativo me ha resultado muy atractivo, embriagador, teniendo que releer y anotar muchas de las frases –al final de esta entrada incluyo algunas— que en sí mismas y por sí solas constituyen un ejercicio de evocación de imágenes al que te ves abocado sin posibilidad de resistirte. Para gustos hay colores y lo mismo que a algunos lectores les rechinan y aburren las descripciones, a mí me ocurre lo contrario si están bien conseguidas, como es en este caso según mi opinión y mis gustos.

Recomendable, más que muy recomendable, para disfrutar y dejarse embaucar por una bella aunque tétrica historia rural con todos sus ingredientes. Enganche, entretenimiento y carrusel de imágenes vívidas garantizados, sitios y personajes incluidos. Realmente me cuesta trabajo entender como no ha alcanzado más fama en el mundillo literario de habla hispana cuando hay otros que se ponen los primeros en los rankings y no le llegan a este ni a la altura del betún.

Frases entresacadas (habría que poner todo el libro...)
Regresó el humo de las chimeneas, su caricia de leña, la niebla de difuntos, el viento cortante y las campanas tristes, mientras continuaban cayendo las hojas. Sólo cuando las ramas se quedaron desnudas a la espera de la primera nevada, obligó a su madre a preparar un hechizo para hacerlo volver.
Y, sin embargo, ese día de verano que chorreaba golondrinas, sus temores habían desaparecido al escuchar una sola palabra: París.

También traía la ventisca la muerte de las hojas, la humedad de las setas recientes, la soledad de una tierra donde cicatrizaba la desgracia.
Abrió el grifo del agua caliente y dejó que ésta le cayera sobre la memoria.
Un día de finales de febrero el cielo amaneció con una melena de nubes que dejó sobre la ciudad una lluvia de monte
Apenas quedaba una oblea de la luna y se la disputaban las nubes.
El diluvio había descuartizado los rosales.
El cementerio se había inundado y lápidas y huesos andaban sonámbulos por el barro.
Era muy temprano, en el horizonte aún podían distinguirse los arañazos de la aurora.
La luna, empalada en las antenas de televisión del tejado, le encharcó el rostro convirtiéndoselo en un camafeo de nácar, y entonces él pudo verla sin ser visto.
La luna había descendido del cielo haciendo equilibrios en las cuerdas de la ropa que atravesaban el patio y se había acostado sobre el rostro de ella. El escote de la bata, abierto en pico, le pareció al chico una daga que apuntaba al delirio.
...con la fatiga de haber recorrido un laberinto de pasadizos, guiándose a veces por la lírica de su deseo, y otras por los estertores de la entrepierna.
Mareadas, las golondrinas buscaban refugio en los huecos de los tejados para abandonarse a las lipotimias; y las palomas se lanzaban empicadas a la espesura de las fuentes.
La tormenta había terminado. Las nubes despejaron el cielo hasta que se vieron los esqueletos de las constelaciones. Pero la ciudad olía a lluvia más que nunca. Los alcorques de los árboles estaban desbordados, goteaban las tejas un hipo de sollozos y por el asfalto de las calles descendían torrentes como las lágrimas por las mejillas de Santiago.
...le habló por primera vez de su pueblo enroscado entre heladas y montes, su pueblo apestando a setas en otoño mientras se descornaban de amor los ciervos; de las nieves profundas y azules que afilaban las cumbres de las sierras, de las primaveras reventando flores y de los veranos alumbrados por cantos de chicharras...
La casona roja se hallaba sumergida en una batalla de espíritus. Habían asfaltado la carretera y el pinar parecía seccionado por una cicatriz carbonizada.
…fue hacia la ventana; la había dejado abierta para que el relente de la noche entrara por el agujero de ventilar las desdichas
A su paso, el pinar se despedía de ella, ululaban las lechuzas, silbaban las ramas de las hayas y los pinos, las rocas emitían, poderosas, un crujir de líquenes…